A. Garcia / El Sol

Manifestantes fuera de la oficina del Congresista Tony Cárdenas en Panorama City.

El Congresista Tony Cárdenas no está compitiendo en el distrito congressional 24 en el condado de Santa Bárbara, sin embargo, su nombre figura en esta contienda.

Esta semana, el candidato republicano Justin Fared llamó a su oponente, salud Carbajal (D-Santa Bárbara) a devolver $20,000 en donaciones “de Bold PAC a la luz de las acusaciones graves de asalto sexual que se han presentado contra el director de Bold PAC”.

“El director de Bold PAC, Tony Cárdenas, enfrenta a acusaciones creíbles de que él drogó y abusó de una adolescente. Los reportes de FEC demostraron que Carbajal recibió $10,000 de Bold PAC el 25 de Junio de 20015 y $10,000 el 27 de Marzo de 2017”, dijo Fared en un comunicado de prensa.

“Salud Carbajal se retrata a sí mismo como un protector de los derechos de las mujeres y las sobrevivientes (de ataque sexual), mientras que al mismo tiempo se beneficia de estos fondos sucios. Salud ha sido consciente de estas acusaciones creíbles e inquietantes contra Tony Cárdenas desde que salieron a la luz en Mayo, pero se negó a comentar y guardó el dinero. Él debe, por lo menos, de inmediato devolver el $20,000 que ha recibido de Bold PAC”, agregó Fared.

Esta influencia y un asiento demócrata seguro en el distrito 29 del Congreso (que cubre desde Van Nuys a Sylmar y desde Sun Valley hasta Lake Balboa) en poder de Cárdenas es la razón por la que los críticos dicen que su partido no ha sido más crítico de él.

“¿Cómo son los demócratas atacando a (Brett) Kavanaugh cuando el congresista Tony Cárdenas (D) se enfrenta a las alegaciones sexuales de una menor de edad que dice haber sido drogada? ¿Dónde está la indignación? (sic)”, escribió en Twitter Benito Bernal, contendiente republicano para las elecciones del 6 de Noviembre contra Cárdenas.

El Congresista – que obtuvo el 67% de los votos en la primaria de Junio – tiene casi asegurada una victoria de ahora contra el supervisor de transporte, pero eso no impide que la gente de su distrito le pida que renuncie en medio de las acusaciones de ataque sexual.

Un puñado de personas se presentaron temprano en la mañana del viernes 5 de Octubre en la oficina de Cárdenas en Panorama City para protestar contra él y pedir su dimisión, mientras que el Congresista se enfrenta a las acusaciones de agresión sexual de una menor de edad cuando era miembro del Concilio de la ciudad de Los Ángeles.

El Congresista ha negado las acusaciones. Un juicio está programado para comenzar en agosto de 2019.

Cárdenas, quien co-financió el Caucus bipartidista del Congreso Sobre la Protección del Estudiante-Atleta, está siendo demandado en la Corte Superior de Los Angeles por supuestamente drogar y manosear a una jovencita de 16 años de edad en 2007. La mujer, entonces una prometedora jugadora de golf, dice en su acusación que Cárdenas la invitó a ir a jugar golf y después de recibir una bebida de agua helada de él que “sabía claramente diferente a agua filtrada o del grifo”, se desmayó. Cárdenas la llevó al hospital, pero durante el viaje, supuestamente metió su mano bajo su ropa y acarició sus pechos y genitales.

Cárdenas ha establecido un fondo de defensa legal para contrarrestar las acusaciones, lo que significa que puede recibir contribuciones de hasta $5,000 de los donantes.

La ex-Asambleísta estatal Patty López, quien ha sido una crítica de largo tiempo de Cárdenas, encabezó la protesta del viernes, donde ella y los otros manifestantes trataron de entrar en la oficina del político, pero no se les permitió. 

Encontraron la puerta principal cerrada. Una persona que respondió al intercomunicador alegó que necesitaban una cita para entrar y sólo les pasó algunos documentos que los manifestantes pidieron a través de una pequeña rendija en la puerta.

“Doble estándar”

Al igual que Bernal, López acusa a los demócratas de tener un “doble estándar”, criticando por un lado y pidiendo una investigación sobre las presuntas alegaciones de agresión sexual contra el juez Brett Kavanaugh – y luego pidiendo que no fuera ascendido a la Corte Suprema— pero no haciendo lo mismo contra Cárdenas. La líder de la minoría de la Cámara Baja, Nancy Pelosi (D-San Francisco) ha pedido a un Comité de Ética que investigue a Cárdenas, pero hasta ahora no está claro que lo harán.

“Los (Demócratas) saben que necesitan ese asiento contra Trump y por eso no están haciendo nada”, dice López de por qué el partido lo ha “protegido”.

Pero ella está disgustada por las alegaciones, que ella cree son verdaderas.

“Pero el dinero puede silenciar a la gente, silenciar la conciencia, integridad y no quiero que mi representante sea así”, dijo.

“Si cometió un crimen, debe ir a la cárcel”, agregó. “Estamos del lado de la justicia”.

Un juez de la Corte Superior de Los Angeles dictaminó a finales de Septiembre que la mujer que acusa a Cárdenas podía enmendar su queja para agregar nuevos hechos y una alegación de infligir angustia emocional de manera negligente.

Para Marco Juárez, que tenía un letrero que leía “Vergüenza de usted Cárdenas” y admitió votar por el Congresista en junio, las alegaciones serían la base de la renuncia del representante federal.

“Él debe renunciar, debería estar en la cárcel”, dijo. “Tiene que haber justicia para el menor”.

“No quisiera que eso le pasara a mis nietas”, agregó Juárez.

Maria Jaquez, que en el pasado trabajó con su familia como voluntaria en las campañas políticas de Cárdenas, también ha tenido un revés con el político.

“Se ha convertido en algo así como un Dios. Él piensa que nadie puede tocarlo”, dijo la residente de Sun Valley.

Altercado

Jaquez estaba terminando sus comentarios cuando un hombre paró su coche, salió y arremetió a gritos contra los manifestantes.

“Deberías estar registrando a gente para votar”, dijo a los manifestantes el hombre, que se negó a identificarse. 

Cuando vio a un hombre que llevaba un sombrero rojo con la frase “Make American Great Again” (que fue hecha popular por el Presidente Donald Trump), doblegó sus ataques contra ellos y les dijo “Donald Trump es una mi…da”.

Luego se dio la vuelta y regresó a su auto seguido por los manifestantes, que más tarde afirmaron que era un “amigo de Cárdenas”.

La protesta era de hecho un asunto bipartidista. 

El republicano David Hernández –que no vive en el distrito de Cárdenas, aunque dice que su madre sí –fue parte de ella, así como Harim Uzziel, un simpatizante de Donald Trump que se hace llamar “The Hardcore American Patriot” (El Fuerte Patriota Americano) y estuvo transmitiendo la protesta en vivo para sus fanáticos en las redes sociales.

Pero ambos dijeron que la afiliación política no tiene nada que ver con su crítica a Cárdenas.

“Estamos de pie con una muchacha de 16 años para protestar con otros patriotas que están indefensos”, dijo Uzziel.

Por su parte, Hernández señaló que si bien saben que las protestas y los llamados a la renuncia significan poco para Cárdenas, se pretende también mostrar apoyo a la víctima en el caso.

“Queremos hacerle saber que hay miembros de la comunidad que la apoyan”, dijo Hernández.

“No tienes que sufrir en silencio. Quienquiera que sea (que te atacó), no tengas miedo de salir a denunciarlo”, agregó.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *