Foto Cortesia de la Familia

Margarita Medrano Ahumada está entre los residentes más antiguos del Valle de San Fernando y la nación, tras cumplir 107 años el 30 de Junio de 2018.

Nacida durante la turbulenta década de la Revolución Mexicana de 1910-1920 en Parral, Chihuahua, México, emigró a los Estados Unidos con sus padres a los tres años de edad en 1914. Le dijo a su familia cómo recordaba las balas de los soldados que disparaban al tren en el que viajaban y sus padres diciéndole que se escondiera bajo el asiento, cuenta su hija, de 66 años, que vive con ella.

Se establecieron en El paso, Texas, donde creció y se casó con Manuel Castro Ahumada el 29 de Septiembre de 1930, con quien permaneció casada por 78 años.

En busca de trabajo durante la Gran Depresión, se mudaron a Los Angeles en la década de 1930 y más tarde se trasladó a Sylmar en 1957 donde compraron una casa y continuaron criando a su familia en lo que entonces era una comunidad rústica de pequeños ranchos, caminos de tierra e hileras de arboledas de naranja y olivos.

Su hija, “Conchita, “era parte de un puñado de estudiantes mexicano-americanos que asistieron a la Universidad del Valle en 1958, ahora llamada Los Angeles Valley College y más adelante se convirtió en un profesor bilingüe en los años 60.

Durante muchos años, Ahumada atendió a una abundancia de plantas y árboles y aún hoy, sigue viviendo en la misma casa rodeada de naranjos maduros.

Pero, “siempre juntos”, la familia ha crecido hasta incluir a 23 nietos y 33 bisnietos.

Leer el periódico de adelante hacia atrás era siempre parte de su rutina diaria, manteniéndola al corriente de los temas actuales, mientras que ahora ella roza y mira brevemente sólo lo que le interesa. Antes una cocinera  “excepcional” de comida tradicional mexicana, su hija recuerda,  “la comida del mediodía era la más importante y a menudo incluía sopa, tortillas frescas, carne, verduras y frutas”. 

Su marido, Manuel, que vivió hasta los 99 ½ años, comenzaba a menudo el día con un tazón caliente de avena.

Mientras que la vida tiene muchos altibajos, incluyendo la trágica pérdida de una hija en un gran accidente aéreo y la pérdida de un nieto, su resiliencia ha sido impulsada por la fe en Dios y la oración diaria. Ella siempre se ha mantenido enfocada en las necesidades de su familia y con su esposo vivió el lema de “métete solo en tus cosas”.

Ahora se ha convertido en una tradición familiar celebrar el cumpleaños de Ahumada con una reunión de familiares, amigos y vecinos que asisten a una misa en casa celebrada en el espacioso patio de Ahumada. El Reverendo Henry Kiwanuka, originario de Uganda, a veces viaja a gran distancia para celebrar la Santa Misa y en una visita más reciente pidió a Ahumada que lo bendiga. 

Mientras ella está a menos de tres años de convertirse en un supe centenario, y ahora está bajo el cuidado de su hija, que es la más joven de su descendencia, Ahumada  “toma la vida un día a la vez”. 

Ella disfruta recibiendo visitas y amor de su familia y le gusta cantar las canciones que todavía recuerda de su juventud, incluso mientras dormía. Mientras que ella todavía disfruta de la palabra escrita, el diario se ha substituido gradualmente con los libros de rezo de los niños y diversas clases de libros en español e inglés.

La longevidad de Ahumada asombra a todos los que la rodean, incluyendo a su médico de Mission Hills, el Dr. Joel D. Clarfield, quien dijo durante una visita reciente a su oficina que,  “si ella sigue volviéndose más joven, nos va a enterrar a todos nosotros”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *