M. Terry / El Sol

El entrenador de Baloncesto femenino de CSUN Jasón Flowers con las jugadoras Serafina Maulupe y Channon Fluker.

Cuando eres un moderno Departamento de Atletismo universitario sin football, el baloncesto a menudo se convierte en la joya de la corona de la escuela. Esto es especialmente cierto con las llamadas escuelas “medianas”, como la Universidad Estatal de California, Northridge, porque el baloncesto todavía ofrece mucha atención y el apoyo de los alumnos costea una fracción del costo de football.

La pregunta para las escuelas de la División I que no están en conferencias poderosas como el PAC-12 o el ACC es cómo quieres definir el éxito – o la búsqueda del mismo.

La meta está perennemente apilada contra las universidades medianas, en términos de reclutamiento e instalaciones. Rara vez, si es que alguna vez, consiguen poner a más de un equipo de su conferencia en el torneo de la postemporada de la NCAA. A menudo es el equipo que ganó su torneo de la Conferencia, que asegura un puesto automático. Y las casillas que obtienen suelen ser bajas, prácticamente garantizando que esos equipos serán eliminados el primer o segundo fin de semana.

Es por eso que en la era moderna de hoy, por lo menos en el lado de los hombres (65-, no se ve más Butlers or George Masons que avanzan hacia un Final Four o final, aunque la Universidad de Marquette ganó el Campeonato de 1977 como independiente. En el lado de las mujeres – que sólo ha tenido un torneo de la NCAA desde 1982 – Louisiana Tech y Old Dominion son los únicos equipos de una conferencia sin poder en ganar un título. Y Louisiana Tech lo hizo en 1988.

Los equipos masculinos y femeninos de los Matadors son ciertamente conscientes del grado de dificultad que enfrentan. Y están persiguiendo los títulos de los torneos de la Conferencia Big West 2018-19, y la gloria de cualquier y todos los torneos de la NCAA que viene después, desde dos perspectivas muy diferentes.

En un mundo perfecto el equipo femenino, que tiene un juego de exhibición en casa programado contra Master’s University (en Santa Clarita) antes de comenzar la temporada regular el 6 de Noviembre a domicilio contra la Universidad de Idaho, tendría el perfil más alto. Ganó el torneo de la Conferencia por tercera vez la primavera pasada, y como una decimosexta semilla recibió a Notre Dame (que ganó el título nacional) en un partido de primera ronda que eventualmente perdió, 99-81.

Las Lady Matadors tienen de regreso a nueve jugadoras y cinco titulares – en particular la estudiante de último año la mayoría de y notable centro y candidata a jugadora del año Channon Fluker, y la guard Sarfina Maulupe (que recibió un sexto año de elegibilidad después de sostener una severa lesión en la rodilla durante una práctica en Diciembre el año pasado, que la mantuvo a 10 juegos).

Es discutible el equipo CSUN más profundo y experimentado que el entrenador Jason Flowers ha tenido en Northridge. Es una razón clave, dijo Flowers, por lo que hizo todo lo posible para programar un calendario tan duro como pudo, queriendo dar a sus jugadores cada oportunidad de ser probadas en la duela antes de la postemporada.

“Si miramos hacia atrás la historia de nuestro programa, siempre hemos jugado contro los mejores equipos independientemente de lo que ha estado sucediendo aquí”, agregó Flowers, que entró en su novena temporada, en el reciente día de los medios del equipo. “Nuestro calendario es [duro] por diseño. Y creo que estas mujeres tienen la oportunidad de hacer cosas que nunca se han hecho aquí. Para saber lo bueno que eres, tienes que jugar con los mejors. Es por eso que creamos este calendario de la forma en que lo hicimos.

Pero ese calendario es la única presión que Flowers y su personal están ejerciendo en el equipo. No hay más, ninguna expectativa para crear un sueño imposible.

“Obviamente nos fijamos metas en el comienzo del año”, dijo Flowers. “Pero si cortamos las redes [en el Torneo Big West] o no, no dictamos el éxito o el fracaso para nosotros. Pasamos por el proceso diariamente y los resultados se ocupan de sí mismos. Hay algunas cosas que puedes controlar, y algunas cosas que no puedes controlar que juegan un factor en si ganas campeonatos o no.

“Hemos sido afortunados en tres de los últimos cinco años en cómo las cosas han salido. Nuestros jóvenes han hecho el trabajo que se necesita para tener éxito en ese último partido en el Honda Center. Pero dicho esto, si conocen las cosas de las que hablamos diariamente — y, lo que es más importante, si se convierten en los jóvenes en los que se supone que se convierten — entonces la puntuación de un partido de baloncesto no dicta el éxito o el fracaso para nosotros”.

Por el contrario, el equipo de hombres – que jugó un juego entre equipos el 23 de Octubre, y juega partidos de exhibición el 25 de Octubre (Valle del Antílope) y 27 (Cal State LA) antes de abrir la temporada el 6 de Noviembre en casa contra New Mexico – es, por el contrario, un polo opuesto. Hay ocho estudiantes de primer año que se añaden a un equipo que tuvo marca de 6-24 la temporada pasada en general (3-13 en la Conferencia) y vio el despido del entrenador Reggie Theus, así como el Director Deportivo Brandon Martin. (Según los informes, los dos hombres tuvieron un altercado acalorado después de que Martin informó a Theus que estaba siendo despedido como entrenador). 

Theus fue contratado en 2013 para elevar el perfil de baloncesto de los Matadors tanto a nivel regional como nacional. Pero Theus (53-105) nunca tuvo una temporada ganadora en sus cinco años aquí, y el programa fue acosado por un escándalo de fraude académico que llevó a tres años de libertad condicional por parte de la NCAA hasta Diciembre de 2019. Los Matadors no han alcanzado el torneo de la NCAA desde 2009.    

El peso para llevar el Departamento Deportivo aquí, al menos en la percepción del público, es diferente para los hombres que para las mujeres. Generalmente se espera más del programa de los hombres ya que más gente paga para verlo.

Es sólo que el verdadero drama puede no estar en la cancha.

La administración de CSUN tomó otro oscilación colectiva en la credibilidad inmediata contratando al entrenador Mark Gottfried, que fue despedido por North Carolina State al final de su temporada 2017-18, y pasó el último año trabajando para los Mavericks de Dallas de la NBA.

Ha sido un ganador en cada lugar donde ha estado, como entrenador en Alabama, NC State, Murray State. Entre las personas que contrató para Northridge está Jim Harrick, que tenía a Gottfried como ayudante cuando Harrick ganó un campeonato nacional en UCLA en 1995. Otro nuevo empleado es Mo Williams, que jugó para Gottfried en Alabama y luego 13 temporadas en la NBA con siete equipos (incluyendo los Clippers). Ganó un campeonato de la NBA con Cleveland en 2015.

Pero hay razones por las que Gottfried (401-241 durante más de 20 temporadas) estaba disponible. Uno podría ser que, en Enero, un gran jurado federal había solicitado expedientes del personal de cuando él todavía estaba en North Carolina State debido a una investigación en curso del FBI sobre supuestos pagos a las familias y a los jugadores, según informes publicados.

Gottfried no ha sido acusado de hacer nada malo. Y ha dicho que no puede comentar mientras la investigación está en curso, aunque no espera ninguna revelación extraña o calamitosa.

Es una apuesta segura que las autoridades de CSUN pueden anular el contrato de Gottfried si sale algo inesperado. Pero Northridge está desesperado por conseguir un poco de atención en el baloncesto colegial regional que incluye UCLA, USC, Pepperdine, Loyola Marymount, Fullerton, Long Beach State, y otros. El programa no puede malgastar otro retroceso alargado.

En el día de los medios, Gottfried hizo todo lo posible para aminorar las expectativas de este año.

“Los hechos son, tenemos un jugador que ha jugado minutos significativos” — Terrell Gómez (un estudiante de segundo año de 5-8  de alto que fue elegido Jugador Novato del Año en la Conferencia Big West la temporada pasada, con un promedio de 11.7 puntos y 3.6 asistencias, números que aumentó a 12.6 puntos y 4.1 asistencias en partidos de la Conferencia). Es un jugador fabuloso, fantástico y una gran persona. Pero casi todos los demás que jugarán, jugarán al baloncesto de la División I por primera vez en sus vidas. Eso va a ser… interesante”, dijo Gottfried.

“No vamos a ser un equipo que camina la pelota de arriba abajo por la cancha; vamos a tratar de anotar en los 80 y 90, jugar a un ritmo rápido. Pero, son muy jóvenes y muy inexpertos. Tenemos ocho novatos en la lista; eso es mucho. Yo pensaría que si soy un fan, vendría a ver a este equipo jugar. Tengo el presentimiento de que nuestros fans se enamorarán de nuestro equipo. Ellos van a jugar muy duro, y crecer juntos. Esto va a ser divertido”. 

Por supuesto, con toda la atención (no deseada) que Gottfried todavía podría generar — sin mencionar la batalla constante para atraer talento aquí — es justo preguntarse cuánto del desarrollo del equipo en realidad van a ver.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *