Foto Cortesia de la Familia

El segundo aniversario de la muerte del adolescente Elias “Eli” Rodríguez llegó y se fue en silencio el fin de semana pasado mientras miembros de la familia organizaron una caminata sombría para honrar y recordar la tragedia.

Comenzaron a caminar silenciosamente desde la Academia César Chávez en San Fernando — donde Rodríguez iba a la escuela — alrededor de las 2 p.m. del domingo 17 de Febrero, dos años hasta el día en que el chico de 14 años intentó tomar un atajo a través del Arroyo Pacoima que corre bajo el Bulevar Glenoaks para llegar a la casa de sus abuelos.

Ese día el arroyo estaba lleno de agua de una fuerte tormenta de lluvia. Rodríguez puede no haber sabido que incluso una pequeña cantidad de agua podría llevarlo rápidamente a la parte inferior de la colada, y su hormigón pulido podría hacer imposible poner el pie con el agua corriendo a través del arroyo con velocidad y fuerza mortales.

Cuando Rodríguez no llegó a la casa de su abuelo o regresó a su propia residencia esa noche, su familia alarmada buscó ayuda. Grupos de búsqueda formados por vecinos, policías y unidades de rescate del Condado fueron a buscarlo. Durante el próximo par de días, noticieros y otros medios de comunicación dieron actualizaciones de la búsqueda con una comunidad ansiosa colectivamente esperando que Rodríguez fuera encontrado seguro.

En su lugar, su cuerpo ahogado sería descubierto días más tarde por los miembros de la familia a millas de distancia, en el Río Los Angeles en Los Feliz.

No se ve igual

Durante su caminata, la familia colocó una cruz y letras del Rosario que deletrean el nombre de Eli en un barandal cerca del arroyo. Dijeron una oración y arrojaron flores al agua desde el puente, la zona de la acera arriba del arroyo. Después la familia manejó hasta la zona de Los Feliz cerca del centro de Los Angeles y se paró a lo largo del Río Los Angeles donde se encontró su cuerpo. Dijeron otra oración y colocaron flores en ese lugar, también.

El agua en movimiento rápido se tragó rápidamente las flores de colores brillantes bajo su corriente.

“La lluvia ha sido tan fuerte. Vimos árboles que habían sido derribados”, dijo Jesennia Vega, la tía de Rodríguez. Dijo que no parecía el mismo lugar que habían visto hace dos años.

Vega fungió como portavoz de la familia durante la búsqueda y la eventual recuperación sombría del cuerpo de su sobrino. Ella dijo que ella y su familia nunca sabrán lo que sucedió ese día; si Eli se cayó o trató de tomar un atajo a través del arroyo en busca de una ruta más rápida para salir de la lluvia.

“Nunca sabremos exactamente lo que pasó”, dijo Vega al San Fernando Valley Sun/El Sol. “Todavía tenemos tantas preguntas”.

La más grande que tienne hoy en día es: “¿por qué toma tanto tiempo tomar medidas de seguridad y ensanchar el área de la acera y poner algún tipo de barrera?”

Hablaba específicamente sobre el puente. Y aumentar la seguridad del público sigue siendo un proceso lento a pesar de afirmaciones que algunas reparaciones fueron hechas a las secciones más necesitadas. La zona de la banqueta que se erige sobre el arroyo está al lado del tráfico rápido en movimiento en un lado y el arroyo varios pies hacia abajo en el otro.

“Hace dos años oímos que algo iba a hacerse, y no lo han hecho”, dijo Vega.

No ayuda que cada vez que llueve “es un recordatorio doloroso”, dijo Vega. Y la temporada de lluvias 2018-19 que comenzó el pasado 1 de Octubre — que sigue a años de sequía — se ha sentido implacable.

Hasta el 15 de febrero, el centro de Los Angeles había recibido 15.5 pulgadas de lluvia, que ya supera el promedio de un año entero (14.93 pulgadas). La región del Sur de California — de hecho, el estado — ha sido inundada por lo que se llama una “condición atmosférica del río”, tormentas con tanta agua en ellas que son prácticamente “un río” en el cielo. Y una temporada de lluvias típica de California puede durar hasta marzo.

Consideraciones del Consejo de San Fernando

En la reunión del Consejo de la ciudad de San Fernando el martes 19 de Febrero, una presentación verbal de representantes del Departamento de Obras Públicas del Condado de Los Angeles habló de dos planes diferentes para aumentar la seguridad pública en el puente que fue construido en 1953 y tuvo su última reacondicionamiento en 2000. Es considerado por el Condado como “funcionalmente obsoleto” debido a la gran cantidad de tráfico que pasa por el a diario, pero todavía se considera seguro para viajar.

Albert Wong dijo al Consejo que un proyecto implicaría no sólo reemplazar el barandal actual, sino también ampliar el puente — “los puentes de hoy son aceras dobles que tienen seis pies de ancho”, pero incluiría demoler las banquetas actuales y añadir refuerzos antes de ensanchar el puente y añadir barreras. Se estimó que el proyecto costaría $554,000.

Otra alternativa, dijo Wong, sería añadir un tipo adicional de barandilla de eslabón de cadena que Caltrans utiliza en los pasos de la autopista y empernar al puente existente. Las aperturas de la baranda son un máximo de una pulgada de ancho, y no sólo podrían mantener a los peatones seguros, sino también sería muy difícil tirar objetos a través de ellos.

La barandilla existente en el puente es de tres pies de alto. La barandilla de eslabones de cadena añadida duplicaría la altura de la barrera.

“Sería más barato”, dijo Wong, quien calculó el costo del segundo proyecto en $100,000.

El costo de cualquiera de los proyectos sería pagado por la ciudad de San Fernando.

El Consejo dirigió a los funcionarios de la ciudad a regresar con una recomendación para uno de los proyectos en la reunión del 4 de Marzo, pero el sentimiento ya estaba inclinado hacia la segunda alternativa.

“Nos incumbe abordar este asunto tan pronto como sea humanamente posible”, dijo el Alcalde Joel Fajardo después.

“Finalmente estamos en el punto donde tenemos opciones ante nosotros. Y espero dar guía a los empleados para que empiecen el proyecto”, agregó la Vicealcaldesa Sylva Ballin. 

Vega quiere acción, no palabras.

Ella señala que la zona de la acera es tan estrecha que no puede acomodar fácilmente una silla de ruedas o alguien con un cochecito doble. Cada día, grandes grupos de estudiantes usan el área de la banqueta yendo y viniendo de la escuela. A veces se ve a los niños entrar en la calle cuando no hay espacio para caminar a lo largo de la acera.

Vega escribió un mensaje a su sobrino en el aniversario de su muerte:

“Mi Ángel… Han pasado 2 años que nos dejaste, y estas últimas semanas con las tormentas, no han sido más que un recordatorio constante de ese terrible día. A menudo rezo para que nadie se ponga en peligro alrededor del río y los arroyos durante la tormenta. Estas áreas siguen siendo peligrosas y aún no hemos visto mejoras. Seguiremos sensibilizando y proporcionaremos un portal para publicar notificaciones de las personas desaparecidas y las actualizaciones. Esta semana solo tuvimos la suerte de tener un resultado positivo con una persona desaparecida, y un desafortunado resultado para otro. Es posible que nunca obtengamos todas las respuestas que seguimos buscando, pero esperamos que nuestra comunidad pueda permanecer unida, como lo fue una vez fue cuando nos uniste a todos para buscarte.  Te extrañamos tanto ELI, y nunca te olvidaremos, te amo mijo.  #ourAngel # Securethewash # Wewillneverforget”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *