BOLIVIA

Evo Morales sigue desatando pasiones y odios en Bolivia

Las fotos de Evo Morales han sido retiradas del teleférico de La Paz.

Sus coloridos vagones, que cruzan desde las alturas la ciudad más importante de Bolivia, integran una de las obras más emblemáticas del exmandatario, por lo que no es casualidad que durante su gobierno mandara imprimir su imagen hasta en los boletos que emplean los miles de pasajeros que lo utilizan diariamente.

Hace casi un mes, Morales se fue. Presionado por protestas que lo señalaban por forzar su reelección con un fraude en los comicios del 20 de octubre, se vio obligado a renunciar y se exilió en México. Sin embargo, en su país su recuerdo se mantiene vivo.

“He llorado (su partida), pero hay que continuar no más”, dijo a The Associated Press una mujer de 80 años que se identifica con el mandatario, pero prefirió no dar su nombre.

Morales, un líder aymara que emergió a la política desde la dirigencia de los cocaleros, es el presidente que más tiempo ha gobernado Bolivia –casi 14 años– pero su larga gestión desató amor y odio, polarización que se mantiene a varias semanas de su partida.

Samuel Mendoza, estudiante de economía de 22 años que salió a protestar en contra del exmandatario, tienen un recuerdo negativo de su gestión.

“Él ya no está y ha sido lo mejor. Ahora somos libres de un hombre que no le importó su pueblo y se sintió rey de Bolivia, queriendo gobernar hasta que muera”, mencionó.

“A Morales es difícil olvidar, porque no fue buen padre de Bolivia. Para él sólo existían los que lo apoyaban; los demás no”, coincidió Susana Pinto, de 65 años.

La imagen que Morales construyó de sí mismo le generó gran afinidad entre algunos, pero para otros era un síntoma de su egolatría, lo que también hoy sigue vivo en Bolivia a través de las obras que llevó a cabo, por ejemplo, carreteras, canchas de fútbol y un palacio de gobierno de 30 pisos que tenía su propia suite y un helipuerto.

Tras su partida, las protestas encabezadas por sus seguidores continuaron y en poco más de un mes dejaron al menos 33 muertes. Ahora el país intenta volver a la normalidad mientras se evalúa una nueva fecha para realizar nuevos comicios.

 

CHILE

Continúa búsqueda de avión chileno perdido con 38 pasajeros

La búsqueda internacional de un avión militar chileno con 38 pasajeros a bordo que se perdió sobre el tormentoso Paso Drake seguía sin resultados el miércoles, cuando las tareas de localización se expandieron a un área aproximada de 400 por 450 kilómetros.

Pasado el mediodía llegaron a Punta Arenas, a unos 3.000 kilómetros al sur de la capital chilena, los familiares de los pasajeros para a informarse con detalle sobre las tareas de rescate. Con ellos viajaron psicólogos, sociólogos, juristas y asistentes sociales para apoyarlos. Otros parientes habían llegado la víspera.

El general Eduardo Mosqueira, jefe de la Cuarta Brigada Aérea de Chile, informó en rueda de prensa que “hoy día han mejorado las condiciones de visibilidad y de altitud en el área así que podemos tener mayores expectativas”.

En la operación participan medios marinos, aéreos, submarinos y satelitales de Argentina, Brasil, Estados Unidos y Uruguay. En los próximos días llegarán al país rescatistas de otras naciones. Por la tarde se espera un avión de la fuerza aérea británica y el jueves se sumará a las labores de rescate un avión estadounidense.

“Lo más difícil son las condiciones meteorológicas del área”, señaló Mosqueira, quien precisó que las nubes en el Paso Drake, que une el continente con la Antártica, están a una altitud de unos 300 metros.

Mosqueira indicó que el área de búsqueda del aparato fue ampliada a nuevos cuadrantes equivalentes a distancias de unos 400 por 450 kilómetros y que en las labores de rescate participan 640 personas, incluidos 69 extranjeros.

 

MEXICO

García Luna: una historia de acusaciones, corrupción y poder

La lista de acusaciones por corrupción y abuso de poder contra el exsecretario de Seguridad mexicano Genaro García Luna era tan larga que, para algunos, su arresto era sólo cuestión de tiempo.

Quizás lo que no se esperaba es que la detención tuviera lugar esta semana y en Estados Unidos, donde fue acusado por una corte federal de Brooklyn de tres cargos de asociación ilícita para el tráfico de cocaína y de falso testimonio. García Luna, de 51 años, vivía en Florida desde 2012.

“No fue una sorpresa”, afirmó Samuel González, ex fiscal jefe contra el crimen organizado quien dijo haber rechazado ofertas para trabajar con García Luna en la década pasada y afirmó que la duda no era si sería procesado sino cuándo.

García Luna fue secretario de Seguridad Pública en el gobierno conservador del presidente Felipe Calderón (2006-2012), durante algunos de los años más sangrientos de la guerra contra el crimen organizado que dejó más de 100.000 muertos y decenas de miles de desaparecidos.

Durante ese tiempo, y como uno de los personajes clave de la estrategia de Calderón, controló tanto la policía federal como el aparato civil de seguridad, lo que le permitió un acceso sin igual a operaciones policiales, información de inteligencia e investigaciones que, según los fiscales estadounidenses, compartió con el Cártel de Sinaloa. De hecho, el gobierno de Calderón recibió fuertes críticas por no combatir por igual a ese grupo criminal y a sus rivales, algo que el expresidente siempre negó.

Calderón publicó una carta en Twitter el martes en la noche en la que dijo desconocer las presuntas ilegalidades del exsecretario, aclaró que su estrategia de seguridad no estuvo basada en las decisiones de un solo funcionario y recordó que su política contó con la “estrecha colaboración” de Washington.

El presidente Andrés Manuel López Obrador indicó el miércoles por la mañana que su gobierno colaboraría con el de Estados Unidos en todo lo que fuera necesario y que la fiscalía ya ha solicitado información financiera sobre García Luna. Además dijo que la detención era una muestra de que el principal problema de México es la corrupción. “Imagínense las autoridades responsables de la seguridad sobornadas”, señaló. “Si no hay frontera entre autoridad y delincuencia, si la autoridad está a servicio de la delincuencia, no hay ninguna posibilidad de garantizar la paz y la tranquilidad.”

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *