Pallid bat (Antrozous pallidus) (Wikicommons)

¿Sabías que los murciélagos proporcionan alrededor de $1 mil millones en control natural de plagas en la industria agrícola en California? De hecho, una colonia de 150 grandes murciélagos marrones puede comer casi 1.3 millones de insectos al año. Y un pequeño murciélago marrón puede atrapar hasta 1,200 mosquitos en una hora, lo que puede ayudar a reducir la transmisión de enfermedades transmitidas por mosquitos como el virus del Zika y el virus del Nilo Occidental.

Los murciélagos, que son los únicos mamíferos voladores, también polinizan más de 300 especies diferentes de frutas, incluidos plátanos, mangos, aguacates, durián, guayaba y agave. Los murciélagos también polinizan muchas plantas con flores que se abren por la noche: onagra, madreselva y muchas más.

A lo largo de los años, Naomi ha aprendido sobre estos y prácticamente innumerables otros datos sobre los murciélagos. Desafortunadamente, también descubrió que las poblaciones de murciélagos han estado disminuyendo en California, en los EE. UU. y en otras partes del mundo debido a una combinación de enfermedades, cambio climático, mortalidad por turbinas eólicas y pérdida de hábitat (debido a la deforestación y la urbanización).

Más de la mitad de las más de 150 especies de murciélagos en América del Norte corren actualmente el riesgo de una disminución extrema de la población en los próximos 15 años, según el Informe sobre el estado de los murciélagos en América del Norte de 2023. En los EE. UU., la mitad de todas las especies de murciélagos estadounidenses están en grave declive o ya han sido catalogadas como “en peligro de extinción”, según Bat Conservation International (BCI). Y en California, 12 de las 26 especies de murciélagos que se encuentran en todo el estado han sido designadas como “de especial preocupación” por el Departamento de Pesca y Caza de California (CDFG, por sus siglas en inglés), incluido el murciélago pálido.

“Sí, hay una disminución en los murciélagos, y está sucediendo mucho aquí y en otros lugares”, explicó Naomi. “Los datos en California muestran que las poblaciones de murciélagos son escasas y una de las razones es el síndrome de la nariz blanca, que es un hongo que mata a los murciélagos cuando están hibernando, y que ha matado a muchos de los murciélagos que hibernan en grandes colonias porque se propaga muy fácilmente”.

Mientras el hongo en sí es natural, las personas que practican espeleología o pasan tiempo en otros hábitats de murciélagos juegan un papel en la propagación del síndrome mortal (conocido como WNS), según Naomi.

“Los humanos que entran en cuevas y tienen [el hongo] en la suela de sus zapatos o en su ropa, y luego tal vez usan ese mismo equipo o esas mismas botas o ropa en otra cueva pueden propagar el síndrome de la nariz blanca, incluso en lugares donde no es obvio que haya murciélagos”, dijo.

“La urbanización siempre es un gran problema, en parte debido a la pérdida de hábitats naturales de murciélagos, pero también porque las grandes ciudades suelen ser lugares muy ruidosos”, dijo Naomi.

“Un murciélago depende mucho de su oído, por eso tiene orejas muy grandes”, dijo. “Con todos los ruidos de la actividad humana, el murciélago pálido, por ejemplo, no se desarrolla muy bien en entornos muy urbanos”.