Roban Placas del Memorial de César Chávez

Al menos 14 de las 23 placas de latón que honran a contribuyentes que ayudaron a volver en realidad el Memorial de César Chávez en la Ciudad de San Fernando han sido robadas en meses recientes, un nuevo punto bajo para ladrones que solo piensan en ganar un par de dólares fáciles.

En una visita al sitio por parte del San Fernando Sun/El Sol, se pudo constatar las señales claras donde las placas habían sido arrancadas del cemento. Incluso se podían ver los agujeros donde las placas iban agarradas con tornillos.

Las placas son parte de un pequeño redondel en uno de los extremos del Memorial localizado en la esquina de las calles Wolfskill y Truman y reconocen a personas, grupos o entidades que donaron más de $1,000 para ayudar en la construcción del lugar. El monumento se abrió oficialmente en 2004 para honrar al líder campesino y de los derechos civiles y tuvo un costo de alrededor de $80,000.

Brian Saeki, Gerente de la Ciudad de San Fernando, le dijo al San Fernando Sun/El Sol que “estas placas de latón, y todo lo que tiene que ver con plomería es muy valioso para los ladrones. (El robo de estos materiales) es un problema con lo que estamos lidiando y estamos trabajando para asegurarnos que no continúe ocurriendo”.

Y el Memorial de César Chávez no es el único lugar en la Ciudad de San Fernando impactado por estos robos. Una placa colocada al lado de la bandera de los Estados Unidos en el Parque Rudy Ortega, en la esquina de las calles Hubbard y Fourth, también fue robada de forma similar.

Desafortunadamente, Saeki reconoció que la seguridad en ambos lugares es mínima. “Dependemos en gran parte de la auto vigilancia. Es muy difícil para nosotros lidiar con esto, a menos que pongas cámaras”, en los sitios.

Saeki agregó que hasta están considerando “remover las placas que quedan hasta que encontremos la manera de evitar esto en el futuro”.

Sin embargo, Saeki dijo que la Ciudad solo era responsable por reemplazar la placa que desapareció del Parque Rudy Ortega, no por las del Memorial de César Chávez. Esas, indicó, son la responsabilidad de los Amigos del Memorial de César Chávez, el grupo que lideró el esfuerzo para crear el monumento y el Comité Conmemorativo de César Chávez, el grupo que organiza la Marcha de César Chávez cada año.

Alex Reza, miembro de ambos grupos, dijo que cada placa costó alrededor de $350 -$400 y que ellos han venido conversando con la ciudad en formas de reemplazarlas.

Una de las propuesta que se hizo a la Comisión de Parques y Recreación de San Fernando fue que les permitieran vender ladrillos que ya son parte del memorial como forma de recaudar dinero y reemplazar las placas. Sin embargo, la Ciudad aún no aprueba dicho plan.

Pero Ruben Rodríguez, Director Ejecutivo de la agencia no lucrativa Pueblo y Salud y parte de dicho Comité, dijo que la Ciudad de San Fernando, dueña del terreno donde se ubica el Memorial, debería ser la que reemplace las placas.

“Nosotros somos la parte más interesada, pero no creo que ellos (la Ciudad) entiendan el hecho que tienen esta joya. Es el memorial más grande en el país que honra a César Chávez. Ellos deberían ser los responsables de darle mantenimiento. Pertenece a la ciudad, está en terrenos de la Ciudad”, dijo Rodríguez. “Claramente, es la responsabilidad de la Ciudad”.

Agregó que ellos empezaron a notar la falta de las placas en Febrero de este año y se lo notificaron a la Ciudad desde entonces. No tienen idea cuándo o quién pudo haberlas robado.

“Parte podría ser simplemente vandalismo. Pero quizá es alguien con un problema de drogadicción que las quita para venderlas a lugares de reciclaje y ganar unos $10 o $15. Pienso que es un problema de nuestros tiempos, donde la gente necesita apenas unos dólares”, dijo Rodríguez.

Actualmente, el Comité intenta recabar información sobre las placas faltantes para ver a quién honraban.

Rodríguez añadió que la Ciudad proveyó mantenimiento al Memorial por los primeros 5 años, cuando lucía “inmaculado”, pero la falta de fondos municipales hizo que no se le pusiera mucha atención al lugar.

Pero agregó que “hay mucha gente dispuesta a servir como voluntarios para darle mantenimiento. Estamos trabajando para restaurarlo a lo que era”, dijo.

Cuando se reemplacen las placas, Rodríguez dijo que probablemente no estarán hechas de mármol o granito, o algún  otro material permanente, pero no tan atractivo a los vándalos y ladrones.

El robo de metal se ha vuelto una verdadera epidemia en los últimos año, ha medida que ha aumentado el precio del cobre, latón y otros productos.

Según las estadísticas más recientes del Buro Nacional de Crímenes de Seguro, que lleva un registro de los robos de metal, hubo 25,803 reclamos de este tipo entre 2009 y 2012, comparado con 13,861presentados entre 2006 y 2008. La mayoría de los reclamos (96%) fue por robo de cobre. 

Los cinco estados con mayor prevalencia de este crimen son Ohio, Texas, Georgia, California e Illinois.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *