Con los pies en la tierra--El mariscal de campo Scott Diaaz (izq.) y el receptor George Willkommm son piezas claves de la nueva estrategia de pases de la secundaria Poly.

 

El sudor y los pujidos del verano se ven y escuchan por doquier en la secundaria Poly mientras el equipo de football empieza a tomar forma para la temporada 2014. Pero estos sonidos son, en la mente del entrenador José Campos, el comienzo de una nueva base.

Campos era entrenador del equipo de junior varsity y entrenador asistente del equipo de softball femenil de la escuela cuando accedió al cargo de entrenador en jefe del equipo de football en junio de 2013—lo que significó que él y sus asistentes no tuvieron oportunidad de prepararse para la temporada del año pasado hasta muy tarde. No hubo programa para antes de la temporada, y apenas hubo tiempo para prepararse durante la misma. Los jugadores todavía recuerdan tener que aprender jugadas a finales de Octubre y principios de Noviembre.

De alguna manera, los Parros salieron adelante. Poly tuvo marca de 9-5 en general, y terminaron en un triple empate por el segundo lugar de la Liga East Valley, y alcanzaron el partido de campeonato de la División II de la City Section, donde perdieron contra View Park.

Pero actualmente hay un nivel de confianza en los entrenamientos. Aún con la pérdida de 25 estudiantes de último año, los Parrots tienen más que un puñado de jugadores que regresan, y que todavía más importante, han tenido un programa entero de entrenamiento bajo Campos y sus asistentes antes del comienzo de la temporada.

Campos no predice llegar otra vez al partido de campeonato por el título de la División III. Pero tampoco lo descarta.

“No parece imposible que ocurra otra vez”, dijo Campos. “Estamos un poco más experimentados en general. Pero lo mejor es, tenemos experiencia en la línea ofensiva, y en mariscal de campo. Perdimos 25 jugadores, pero mantuvimos 20 jugadores de tercer año que tienen experiencia jugando a nivel de varsity. Ojalá que quieran venir y retornarnos (al partido del título)”.

Pero esto también tiene que ver con desarrollar un contendiente perpetuo y reconstruir un programa que puede competir en altos niveles, en el caso de Poly se trata de seguir adelante cuando los equipos de la City Section sean reacomodados el año entrante.,

“Le he dicho a la gente, ya sea colegas o alumnos, en el football le toma a un entrenador 3-5 años desarrollar una buena base y un programa que siga adelante”, dijo Campos. “En el tercer año deberías notar alguna diferencia.

“Para nosotros, afortunadamente, pudimos cambiar las cosas en un año. Mucha gente dice que fue suerte, que heredé un gran equipo. Pero al final del día requiere que un equipo compre tu programa, y le toma a un grupo de entrenadores incontables horas estudiando cintas y el otro trabajo de preparación antes del partido del Viernes”.

Los jugadores están ansiosos de empezar esta temporada. Ellos quieren ver cuán lejos pueden llegar al tener un año entero en el sistema de Campos. 

Al mariscal de campo Scott Diaz no le gustó la forma que terminó la temporada 2013, en particular su desempeño contra View Park. El solo completó 10 de 28 pases ese día, con dos intercepciones. Su único pase de touchdown llegó cuando faltaban 1:16 para acabar el partido y los Knights lideraban el partido 46-6.

Al preguntarle lo que más recordaba de esa derrota, Diaz, de 17 años, no lo duda. “Se trató de tomar decisiones”, dijo. “No estaban haciendo los lanzamientos…era como estaban defendiendo las rutas de los receptores; no me estaba ajustando a las coberturas. Fueron un buen equipo, con buenos atletas”.

Poly era primordialmente un equipo que avanzaba por vía terrestre la temporada pasada. Los Parrots todavía corren el balón. Pero Diaz también tiene un mayor juego de pases para la temporada 2014,  uno que el equipo ha trabajado toda la primavera y el otoño. 

Uno de sus principales receptores será George Willkomm, de 18 años y estudiante de último año.  Aunque su principal trabajo la temporada pasada fue en la defensa, ahora estará del otro lado.

“Tuve que trabajar en mi fuerza. Necesitaba ser más fuerte en general. Así que viví en el cuarto de pesas y comí”, dijo Willkomm, quien agregó 10 libras de músculo y espera añadir un poco más antes que comience la temporada.

La dedicación es necesaria, dijo, para que los Parrots alcancen sus metas. Y Willkomm dijo que el equipo tiene razón para creer que pueden tener éxito otra vez.

“Podríamos hacer las cosas mejor que el año pasado porque estamos más cómodos con el sistema. Hemos implementado las cosas mucho más temprano”, expresó.

“Solo necesitamos ejecutar las jugadas. Tenemos velocidad y fuerza. Ahora se trata de ejecutar”.

El equipo tendrá al menos 10 oportunidades para mostrar lo que han aprendido. 

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *