Juegan con un propósito--Jorge Mercado, mariscal de campo de Grant, y los receptores Chad Holloway y Justin Facairo, así como el running back Christopher Lacayo, quieren que el equipo continúe jugando a un alto nivel. 

 

Es muy temprano para decir si la sorpresa del 2013 es algo que se repetirá en 2014 para el equipo de football de Grant, pero los Lancers parecen determinados a no tener otra brecha de siete años sin éxitos.

Grant tiene marca de 2-0 luego de derrotar sin problemas a Bell por marcador de 34-20 en el partido del 5 de Septiembre. Aunque el triunfo quizá no resuene de igual manera como lo habría hecho de ganar contra Crenshaw, sí refuerza la confianza y la actitud que el entrenador Rudy De La Torre ha tratado de instituir en Grant en los últimos cinco años.

“¿Hemos cambiado la cultura? Creo que sí”, dijo De La Torre. “Los temas de disciplina son iguales en todas las escuelas. Muchos de los chicos quieren ser líderes, famosos. Pero trabajan duro, y saben que hay consecuencias por sus acciones. Los trabajamos duro, pero siempre están aquí. Son chicos buenos; amamos a estos chicos. En los partidos ponen todo su corazón”.

Eso, junto con la dedicación a los entrenamientos y al acondicionamiento, es lo que pide De La Torre de sus jugadores. El equipo es limitado–32 jugadores en la lista y probablemente 27 de ellos se vistan para el partido de esta semana contra Lincoln de Los Angeles. Cualquier racha de lesiones a largo plazo sería devastador. Y el nivel de experiencia varía; Aunque hay 12 estudiantes de último año, De La Torre tiene a cuatro titulares del 10o grado. Y cuando un par de titulares veteranos se lesionaron en el partido contra Bell, el entrenador utilizó a dos jugadores que estaban disputando por primera vez partidos de football.

Los principales pilares de la temporada pasada en el equipo de Grant que terminó con marca de 8-4 y finalizó empatado con dos equipos más por el título de la Liga East Valley eran primordialmente 16 estudiantes de último año que ya no están ahí. Al mover sus piezas, De La Torre ha encontrado varios jugadores de grados menores que están más que dispuestos a tomar sus lugares.

Tres de ellos son estudiantes de tercer año: el mariscal de campo Jorge Mercado, y los wide receivers Justin Fadario y Chad Holloway. Se suponía que Mercado sería un reemplazante esta temporada, pero consiguió la posición de titular. Fadario y Holloway miden 6-3 y 6-4, respectivamente, lo que le da a Mercado un par de blancos perfectos a quien lanzar.

“Sé que si les lanzo el balón, ellos la atraparán”, dijo Mercado, de 16 años. “Ellos son uno de los grandes aspectos del por qué he lanzado para tantos touchdowns y tantas yardas”.

Fadario, de 16 años, nunca antes había jugado football antes de llegar a Grant. Pero su tamaño y desarrollo es tal que sería entendible que fuera tentado a asistir a otras escuelas con programas de football más prominentes. Pero él insiste en seguir ahí.

“Me gusta aquí”, dijo él. “Es como una atmósfera familiar; la gente aquí son como mis hermanos. Me siento más aclimatado aquí”.

Holloway, que abrió el marcador contra Bell con un retorno de 75 yardas que terminó en un touchdown, dijo que él y Fadario tienen una competencia de amigos para ver quién puede ser mas productivo. El está feliz de que ambos pueden ser un gran problema para los defensores del equipo contrario.

“Ambos somos jugadores competitivos, y hacemos muchas cosas”, dijo Holloway, de 15 años. “Podemos hacer atrapadas espectaculares, tenemos un buen mariscal de campo que nos puede encontrar”.

Quizá el pegamento es el running back Christopher Lacayo. El estudiante de último año de 17 años es un jugador hecho por sí mismo dispuesto a entrenar por horas en el cuarto de pesas y a estudiar grabaciones para estar lo más preparado posible. También disfrutó del sabor del triunfo el año pasado, y odió ser eliminados en los cuartos de final de la División II de la City Section.

“Perdimos contra Granada Hills en la segunda ronda, y no estuvimos satisfechos. Queríamos más, queríamos un campeonato de la Ciudad. Personalmente, yo le estaba diciendo a todo el mundo que no me gustaba el hecho de perder. No me gusta perder. Así que sabía que teníamos que trabajar”, dijo Lacayo.

Una victoria este Viernes 12 de Septiembre contra Lincoln podría poner a Grant en una racha potencial de triunfos hasta el encuentro definitorio por la Liga East Valley contra Arleta el 24 de Octubre. Es demasiado pronto para que De La Torre o los jugadores piensen en ese partido; deben seguir saludables y continuar mejorando.

Pero no es un sueño menor.

“Sé que podemos ganar partidos”, dijo De La Torre. “Estoy tratando de ir 10-0. Pero digo eso cada año. Estos chicos también tienen que creerlo. Y creo que ellos están empezando a creerlo”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *