Indy

Decenas de manifestantes llegaron a las escalinatas de la Corte de Van Nuys el miércoles 24 de Septiembre, esperando que tomara acción judicial a favor de “Indy”, un perro pit bull que fue quemado y abandonado para morir en un callejón de esa área el año pasado.

Les concedieron su deseo a ellos—e Indy.

Carlos Duarte no disputó el cargo de una felonía de crueldad contra animales y fue sentenciado a dos años en prisión estatal. El debe presentarse a la cárcel el 30 de septiembre para empezar su sentencia.

Según el fiscal Phillip Stirling, Duarte serviráa el primer año de su sentencia en una cárcel del condado, y el segundo año bajo libertad condicional supervisada. Duarte debe asistir a 52 horas de clases de narcóticos y alcohólicos anónimos, y hacer 40 horas de servicios comunitarios para Cal-Trans. Mientras esté encarcelado, Duarte debe recibir consejería psicológica.

Luego de ser dejado en libertad al final de su primer año, Duarte regresará a la corte para ser asignado a clases de consejería de crueldad y negliencia contra animales. El no puede tener perros o gatos por 10 años.

También habrá una audiencia de restitución el 3 de Diciembre.

Duarte fue acusado de manejar dentro del callejón  de Van Nuys, sacar al perro de su camioneta y dejarlo ahí el 5 de Julio de 2013. El animal tenía quemaduras severas. Duarte fue acusado de pegarle fuegos pirotécnicos, pero Ricardo Santiago, vocero de la Oficina del Fiscal de Distrito, dijo que la evidencia es “inconclusa” en cuanto a quién causó las quemaduras al animal, y cuándo se las hicieron.

Indy—diminutivo de Independencia—ha recibido varias cirugías y se recupera con la ayuda de Jenny Mandel de Santa Monica, quien adoptó al perro en Diciembre pasado. Mandel, un técnico veterinario, trabajaba en el Hospital para Animales de Westlake Village cuando el perro fue llevado ahí para su tratamiento.

Ella dijo que que Indy todavía recibe tratamiento con crema para las quemaduras tres veces por semana, pero continúa recuperándose física y psicológicamente. Ella dice estar maravillada con la naturaleza indulgente del perro.

“La parte increíble es: él es extremadamente amigable con la gente”, dijo al San Fernando Valley Sun/El Sol. “Eso ha sido algo grandioso, cuan increíblemente comprensivo es. Creerías que después de algo como esto, habría mucha aprehensión de socializar con humanos. Es maravilloso. Ojalá y los humanos fueron así”.

La causa y el mismo Indy ganaron notoriedad, gracias a las redes sociales.

Aunque la muchedumbre del miércoles era menor que en audiencias pasadas, su pasión era muy fuerte y sonora mientras portaban carteles y cantaban “Justice for Indy” (Justicia para Indy) y “No excuse for animal abuse” (No hay excusas para el abuso de animales)

Hailey Moss de Sylmar, quien rescata animales y estuvo presente en la protesta, dijo que se debe hacer más para confrontar y detener el abuso de animales.

“Esto no es algo que esté bien”, dijo Moss. “Esto no es algo que vaya a pasar sin castigo porque no lo vamos a permitir

 “Indy no puede hablar. Nosotros debemos hablar por él”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *