Veteran Parade 3

Rogelio Ramírez dudaba en asistir este año al Desfile de Veteranos en San Fernando.

El residente de  Sylmar había ido al evento desde 2009 para honrar a su hijo Rogelio, de 21 años, un cabo en los Marines que murió mientas salvaba a dos compañeros Marines en Irak. Pero este año, emocionalmente, él no creía que podía ser parte de eso.

Fue su hija Jasmine de 10 años que cambió su punto de vista.

“Su cumpleaños es el 10 de noviembre”, dijo Ramírez. “Y ella quería honrar a su hermano. Ella dijo que teníamos que ir. Hasta desechó ir a Knotts Berry Farm. Es bueno saber que ella está aprendiendo a honrar a su hermano y a los héroes caídos.

“El desfile significa mucho para mi, porque es una manera de recordar no solo a los héroes caídos, pero también a los veteranos que están vivos. Ellos merecen nuestro respeto, y esta es una manera de mostrar nuestro aprecio por su sacrificio”.

El evento, que este año tuvo su edición 11, también tiene un significado especial para el veterano del Army Lee Cardoza de 91 años, que estuvo en Guam y Okinawa, Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

“He participado en este cada año. Y me encanta estar aquí. Quedan muchos pocos veteranos de mi edad”, dijo Cardoza, quien vive en Mission Hills. “Y voy a estar aquí cada año que pueda”.

El desfile recorrió este martes 11 de Noviembre las calles de Mission Hills y Pacoima ante cientos de espectadores que los animaban y gritaban con el paso de más de 100 veteranos y grupos de veteranos, bandas de música de Arleta, Beverly Hills, San Fernando, Chatsworth y otras escuelas, así como porristas y unidades de entrenamiento militar juvenil ROTC. También estuvieron presentes familiares de veteranos fallecidos y aviones Condors de la Segunda Guerra Mundial sobrevolaron el desfile.

El Gran Mariscal del desfile este año fue el Capitán retirado de los Marines Dale Adam Dye, de 70 años, un residente de North Hills que sirvió por 21 años y también es un novelista, guionista, actor y director exitoso.

“He sabido del desfile por muchos años como un observador”, dijo Dye. “Este año me llamaron y me pidieron ser el Gran Mariscal. Es un gran honor, que tu comunidad piense en ti para eso”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *