(ABC/Van Redin) RICHARD CABRAL

En Hollywood, las “historias de éxito de la noche a la mañana”, nunca suceden así. El éxito es algo que se genera probando y errando, con fe y enfrentando el rechazo, con incontables horas de afinar tus habilidades.

Aún así, hay muchos guionistas ganadores de premios de la Academia que empezaron como comediantes, como lo hizo John Ridley. Woodey Allen ganó un Oscar como guionista por “Annie Hall” (1977), “Hannah And Her Sisters” (1986) y “Midnight in Paris” (2011). Mel Brooks ganó por “The Producers” en 1968, y Nat Faxon y Jim Rash ganaron por “The Descendants” en 2012. Pero Faxon y Rash son más conocidos por obras de comedia que por ser comediantes.  

“Creo que el camino de cada quien es el suyo propio”, dijo Ridley, de 49 años. “Sé que hay ‘comediantes’ que luego pasaron a escribir y fue una gran transición. Judd Apatow es uno de ellos. La mía es mi propia transición, e ir de la comedia al drama es un poco diferente.

 “Pero aún cuando era comediante, estaba escribiendo. Estoy muy agradecido de haber tenido un camino donde podía hacer cosas”.

Después de arribar en Los Angeles procedente de Nueva York en 1990, Ridley era lo suficientemente bueno para presentarse en el “The Tonight Show” y “The David Letterman Show”. Pero había tanto dentro de él creativamente para contar chistes. Poco después empezó a escribir para programas televisivos como “Martin”, “The Fresh Prince of Bel-Air”, “Third Watch” y “Trinity”. También publicó siete libros. El trabajo en la televisión le dio acceso a oportunidades en la industria del cine, tanto como guionista y director.

embargo, el nombre de Ridley tomó auge el año pasado cuando ganó un Oscar por mejor adaptación de libreto por la cinta “12 Years as a Slave”.

Aunque es el segundo afroamericano en ganar un premio de la Academia de las Ciencias Cinematográficas (Geoffrey Fletcher ganó por “Precious” en 2010), Ridley, de 49 años, no se considera sobresaliente.

“Ha habido tanto gente en tantas áreas del mundo y la vida que han sobresalido”, dijo. “He sido muy afortunado. Mis padres son de una era donde tenían que sobresalir. Aprecio lo que otros han hecho”.

Ahora Ridley espera continuar con este camino. Su proyecto actual es la serie televisiva “American Crime”, un drama criminal de 11 episodios que debuta en la cadena ABC el 5 de Marzo.

Ridley, creador y director ejecutivo de la serie, también escribe y dirige una historia sobre una joven pareja que es atacada en su casa en Modesto, California, y el impacto que esto y el subsecuente juicio tiene en su vecindario y la comunidad. El drama hereda el horario de 10 p.m. dejado vacante por la serie “How To Get Away With Murder”, que está en descanso.

¿Hay alguna forma en que Ridley, que nació en Milwaukee y ahora vive en el Valle de San Fernando con su esposa Gayle y sus hijos, habría imaginado que su vida se desarrollara de esta manera? No necesitó del Oscar para abrirse puertas ya que Ridley viene desarrollando su curriculum vitae de forma paulatina.

Una de sus primeras asignaciones, “Cold Around The Heart” en 1997, le ganó el premio del jurado al Mejor Director en el Festival de Cine Urbanworld. También escribió y dirigió episodios de “Barbershop” en Showtime en 2005. Escribió guiones para la cinta de George Lucas “Red Tails”, que trata sobre los Tuskegee Airmen en la Segunda Guerra Mundial, y la comedia de Eddie Griffin “Undercover Brother”. Más recientemente, él escribió y dirigió una cinta biográfica del guitarrista de rock Jimi Hendrix titulada “Jimi: All Is By My Side”.

Ridley también ha enfrentado obstáculos.

Escribió un guión titulado “The Spoils of War”. El director David O. Russell vio una frase con la descripción de la obra — “robo durante la Guerra del Golfo” — y lo usó como inspiración para su propio guión en la cinta “Three Kings”. Aunque Russell eventualmente admitió que “John recibe el crédito que merece. La semilla de la idea que yo tomé fue de él”, Ridley mantuvo que Russell lo excluyó durante el proceso de hacer la película. Eventualmente llegaron a un acuerdo por un crédito en la pantalla que decía “Historia de”. 

Y hubo reportes que el director Steve McQueen buscaba un crédito de co-guionista por la cinta “Slave”, el cual no recibió. No fue difícil notar lo distante que los dos hombres parecían ser uno hacia el otro en los premios Oscar de 2014, aunque Ridley luego negó que hubiera un problema entre ellos.

Ridley dice que ha dejado eso en el pasado.

“Espero no sonar cursi…como parte de madurar, ves dónde estás”, dijo. “Lo que más me enorgullece es que mis padres vivieron para ver que su arduo trabajo dio frutos [al criarlo a él y sus dos hermanas]. Y yo tengo dos hijos…ojalá que ellos vean cosas que yo tengo y que siento que nos representan muy bien.

“Estoy muy agradecido de lo que mis compañeros en la comunidad (cinematográfica) dicen de mi y de mi trabajo. Y ver el orgullo en los ojos de mis padres y mis hijos, no hay un substituto para eso”.

“Hendrix” generó que los encargados de ABC dieran el visto bueno a la producción de “American Crime”. Era otra prueba que Ridley era capaz de contar las historias que quiere en vez de las que le asignen.

“La gente que creía en mí, creía en mí antes de los [Oscar]”, dijo Ridley. “Una de las razones por las que [ABC] me permitió dirigir ‘American Crime’ es que les fascinó ‘Jimi’. Así no haría algo diferente.

“Estoy agradecido por el premio — realmente honra la memoria de Solomon Northrup — pero todavía diría que las cosas no pudieron haber salido mejor”.

“American” incluye al ganador del Oscar, Timothy Hutton y a la ganadora de un Emmy, Felicity Huffman, en los personajes protagónicos, así como a caras conocidas como Regina King y Penelope Ann Miller en papeles de reparto. También hay actores latinos en papeles importantes.

Benito Martinez, conocido por sus personajes en programas como “The Shield” y “Sons of Anarchy”, tiene el papel del padre de un hijo inmiscuido en la controversia que arrasa con la comunidad. Era un papel que Martinez estaba ansioso de tener.

“Cuando leí el guión, inmediatamente entendí quién era este hombre”, dijo Martinez. “El está tratando de hacer lo mejor por su hijo y no se da cuenta de los [eventos que aparecen]…eso fue muy revelador.

“Al principio él es latino. Pero más tarde se vuelve más específico, pero hasta entonces, es simplemente un padre tratando de hacer lo mejor que puede…a medida que avanzamos en la historia, hacemos todas las preguntas que la gente quiere hacer. No es para enfatizar un punto, sino para revelar un tema. En su gran mayoría, estamos revelando a personas de diferente origen y creencias, pero de una manera honesta y con una conversación honesta”.

Martinez también dijo que trabajar con Ridley fue una experiencia satisfactoria.

“Tiene una forma de hacer las cosas que es increíble. Es muy amable, escucha, te indica el punto de forma elocuente y siempre le pregunta a la gente que contribuya en el proceso. Eso me encanta. No sólo vas por ‘el momento’, ‘la escena’. Estás tratando de llegar al momento honesto de la comunicación entre dos personas”.

Así también lo cree Richard Cabral, cuyo personaje “Hector Tonz” también es implicado en el ataque. Cabral, quien apareció en televisión por primera vez en la serie “Southland”, dijo,  “uno de sus primeros discursos hacia nosotros era que él esperaba que nosotros fuéramos líderes del programa, y que él sería el primer en llegar y el último en irse. Estaba ahí todos los días, pero él esperaba que nosotros fuéramos los líderes. Fue algo muy profundo para mi, trabajar bajo un hombre que tomaba esto tan seriamente. Él iba a trabajar hasta el cansancio, así que ¿cómo no iba a poner mi alma y mi corazón también?”.

Cabral añadió que los espectadores no deberían enfocarse tanto en el “color de piel” o el camino en que se va a desarrollar la serie.

“El dolor es dolor, y eso era por lo que todos estábamos pasando en la historia”, dijo.

 “Mucha gente ha intentado hacer esto, pero John lo hizo de una de las maneras más profundas que yo haya imaginado. Es profundo y real”.

Sería entendible si Ridley quisiera tomarse un descanso, aunque sea breve, y pasar más tiempo con su familia en su casa de Sherman Oaks. Pero hay mucho más para decir y hacer.

Especialmente si “American Crime” continúa por otras temporadas.

“Estoy cansado de una buena manera”, dijo. “Estar en un lugar donde puedo contar las historias que quiero es grandioso. Este no es el momento para dar un paso atrás. Otros decidirán cuando yo termine”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *