A Adelina Hollands, "Addy H," le encanta el Halloween, es su Festividad Favorita

Es tanto la afición de Adelina Hollands por el Halloween (Día de las Brujas) que la residente de San Fernando enfocó su primer libro “A Halloween Mystery” (Un Misterio de Halloween) — un libro para niños con bellas ilustraciones diseñado para motivar la imaginación y tratar de descifrar las respuestas a la pregunta: ¿Por qué hay 13 brujas que cuelgan de un árbol?

El deseo de Ade para escribir libros infantiles y haber logrado escribir el primero a la edad de 75 años es un testimonio de su actitud sobre la vida.

¿Por qué no? Nunca quieres ver hacia atrás y decir, ‘Pude haber hecho eso, quieres ir y hacerlo”.

Cuando se le preguntó por qué considera Halloween su festividad favorita, la nueva escritora responde rápidamente que son los placeres simples los que más importan.

“Tiene que ver con el amor y yo amo a los niños. Verlos tan emocionados en Halloween me hace reír y me da mucho placer. A veces se ven tan bonitos y no se dan cuenta que sus máscaras se mueven de un lado a otro. Se van tan felices”.

Ella admite que la mayoría de personas dirían que Navidad es su festividad favorita, pero ella encuentra que Halloween es un día cuando los niños realmente pueden divertirse.

“En estos días, la Navidad se ha vuelto algo con [aparatos electrónicos] y regalos caros y más y más niños están pidiendo cosas de $500. Hemos perdido los placeres simples de solo divertirnos”, dijo.

La inspiración que motiva su deseo de escribir literatura infantil viene de sus propios seis hijos y ver las pequeñas expresiones de amabilidad que pueden llegar muy lejos.

“Mi esposo murió inesperadamente y yo nunca trabajé y me encontré necesitando criar a mis hijos yo sola. Así que al principio obtuve un pequeño empleo en una ferretería que estaba en San Fernando hace muchos años y trabajaba hasta que era el tiempo para regresar a casa de la escuela y me apuraba a preparar la cena y ayudarles con la tarea.

“Mi hermana vivía en la casa de al lado y ella también necesitaba trabajar, así que yo también tenía a sus hijos y en la mañana hacía desayuno para todos ellos. Su pequeño apartamento también era un lugar donde los amigos de los niños encontraban que también podían tener un desayuno caliente. Al ver hacia atrás, no sé como lo hice, porque realmente no tenía mucho y no fue fácil”.

Tiempo después, ella trabajó en el Hospital Olive View en el departamento de finanzas de donde se jubiló. “Había ocasiones cuando me cruzaba con personas y me preguntaban si yo era la Sra. Holland y yo les decía ‘Sí’ y me decían, ‘cuando yo era un niño iba a su casa y usted me daba de comer'”, relató Ade, quien dijo que eso la llenaba de ternura. “Ahí estaba ese hombre ahora crecido y con cabello gris y todavía me recordaba”.    

El grupo Publicistas de Libros del Sur de California recientemente le dieron el premio Irwin, un logro grandioso para una autora novata. Ella está emocionada y quiere producir más.

“Quiero darle crédito a mi hija que me ayudó a encontrar la manera de publicar mi libro”, dijo.

El libro es ilustrado por Edgar Larrazabal, que trabaja en la misma oficina donde su hija labora.

“Ella me ayudó a poner las piezas juntas y no habría sucedido sin ella”.

Su próximo libro será el comienzo de una serie de libros infantiles inspirados por los nativos americanos y la primer pieza tendrá como personaje central un pájaro blanco sagrado. La base de estos libros, sin embargo, será la misma. “Siempre tiene que ver con el amor”, dijo.