Libro Documenta la Vida de los Mexicoamericanos y el Béisbol en el Valle de San Fernando

Ahora que viene la Navidad y usted busca regalos para sus seres queridos, considere el libro “Mexican American Baseball in the San Fernando Valley,”.

Este Domingo los autores del libro estarán en la tienda Barnes and Noble del centro de compras Americana en Glendale y con su compra harán un donativo a la escuela primaria Morningside en San Fernando.

El libro, escrito por Richard A. Santillan, Victoria C. Norton, Christopher Docter, Monica Ortez, y Richard Arroyo es el primero en documentar a los hombres y mujeres Mexicoamericanos que jugaron en equipos y ligas desde los años 30 hasta 50, no solo en la ciudad de San Fernando pero en todo el Valle de San Fernando.

“Jugaban en predios baldíos que limpiaban y estacionaban sus autos para formar la cancha”, dijo Christopher  Docter, quien se convirtió en uno de los investigadores del libro como parte de su tesis en CSUN.

Docter, quien ama el béisbol y estudió historia, contactó hace mucho tiempo con Richard Santillan, quien había producido una serie de libros. Santillan conectó a Docter con personas en la ciudad de San Fernando y luego empezó a colectar fotos e identificar los nombres de jugadores.

Junto con Santillan y Docter, se convirtieron en coautores del libro, que es ahora el séptimo de la serie.

Docter dijo que junto con las fotos vienen grandes historia que también hablan de los logros de gente que rompió barreras como profesionales y abrieron puertas que antes estuvieron cerradas para los Mexicoamericanos.

“Hay fotos de los hermanos Prieto que ambos fueron parte de agencias del orden, hay fotos de veteranos que jugaron en equipos militares durante la Segunda Guerra Mundial”.

“Los libros tienen un diseño precioso”, dijo Santillan, “Proveen una historia de la comunidad local y la perspectiva estatal y ayuda a que la gente entienda lo que pasaba en su comunidad y que se expandió de manera regional y estatal y a otros estados como New Mexico, Arizona y Texas”.

El libro provee un vistazo “holístico” al papel que tuvo el béisbol lo que la gente enfrentaba en ese entonces.

“Lo que muchos estudiosos están viendo ahora es el papel que tuvo el béisbol en la comunidad mexicoamericana, así como afroamericana cuando vemos el ‘béisbol negro’ y que el poder social y político del béisbol trascendió el diamante. Estamos viendo temas de género y nuestros libros tienen 125 fotografías de equipos de mujeres mexicoamericanas que datan de 1915, los años 20 y 30”, dijo Santillan.

El libro enfatiza que las canchas de béisbol se convirtieron en el centro, no sólo de la vida social, pero un lugar de reunión cuando había necesidad de organizarse.

“Los políticos hasta iban y daban discursos antes y después de los partidos, había anuncios como boicots a negocios que discriminaban en contra de los mexicoamericanos y hasta registraban a la gente para votar”, agregó.

Victoria “Vicky” Norton, una ex comisionada de historia en la Ciudad de San Fernando, encajó de manera perfecta en el proyecto. Su padre y tío fueron los dueños de la barbería Carrillo en el bulevar Mission en San Fernando por cincuenta años.

“Me contactaron porque la gente sabía que yo tenía fotos antiguas”, dijo.

Norton puede documentar su historia familiar hasta finales de 1800.

“Mi abuelo, Edward E. Lyon, es el chico de bateo en una foto de 1909 en el libro. Su familia había estado en San Fernando desde los 1890s y cuando iba creciendo siempre vi fotos viejas en mi casa y escuchaba historias sobre la ciudad y otras partes del Valle. Mi abuelo también tuvo un hermano que jugó béisbol en los años 1930s y fue parte de uno de los equipos campeones”.

Bill Miranda, primo de Norton, está en la portada del libro.

“Miranda fue primo de mi madre y siempre lo escuché hablar de béisbol y un día le pregunté si tenía fotografías y me dijo donde podía encontrar el álbum de fotos y cuando lo saqué, me contó como estuvo involucrado y como viajó con el equipo de béisbol. Me encanta la historia y pensé, ‘wow, esto está muy bueno’. Cuando la gente vea el libro, encontrarán a gente ordinaria que logró cosas extraordinarias”, dijo Norton.

Para Norton, el significado del libro es que es una primicia importante. “No hay mucho que se haya escrito sobre los mexicoamericanos en el Valle de San Fernando y esta es una gran contribución a esa historia”.

Ver impresas las historias que su madre le contó y lo que la gente logró en el barrio significa mucho para Norton.

“Mi madre me dijo que nadie se quedaba atrás en los partidos de béisbol y mi madre enfatizaba que todo el mundo se llevaba bien. Ella dijo que aunque el béisbol permitió a la gente expandirse, siempre hubo discriminación. Bill Miranda alcanzó a jugar en estas ligas en Texas y ellos pensaban que era italiano y después que hizo un comentario de que extrañaba la comida mexicana que hacía mi madre, lo enviaron de regreso a casa rápidamente”.

Norton compartió que a través de los años, cuando su madre y familia hablaban, ella podía relacionar sus conversaciones a lugares y nombres conocidos.

“Podías escuchar lo que la gente contribuía, el béisbol unió a las familias y comunidades”, dijo Norton.

“El béisbol ayudó a educar a la gente porque algunos fueron reclutados para equipos colegiales. El Parque Recreation de San Fernando era antes un campo de entrenamiento para uno de los equipos de las ligas mayores y había un visor que iba y muchos lograron avanzar por medio del béisbol”.

Era una forma, dijo Norton, de que la gente, incluyendo las mujeres, experimentaran la vida afuera de la zona en que crecieron.

“Hablé con una mujer llamada Dela Ortega antes de que muriera el año pasado. Ella tenía 91 años y era algo grande para las mujeres porque podían viajar e ir a lugares diferentes en el Valle y hasta hablar con hombres, como no se les habría permitido en sus casas. El béisbol realmente enriqueció sus vidas”.

Norton enfatizó que el béisbol en la ciudad de San Fernando continúa siendo un deporte con gran afición y de mucho valor entre las familias que juegan en ligas locales, incluyendo generaciones que han participado en ligas de parques e iglesias. “Las familias todavía juegan en el parque Las Palmas y en la iglesia Santa Rosa”.

“Me hace sentir muy orgullosa de ver nuestra historia en páginas y la historia sobre estos equipos de béisbol junta todas estas historias”, dijo Norton. “Yo siempre le dije a mi madre que algún día escribiría sobre mi familia y este libro une todo eso”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *