Fue un final imperfecto a lo que era una temporada invicta.

O quizá la implosión perfecta en el peor momento para Sierra Canyon.

No importa lo que haya sido, 2015 terminó oficialmente para los Trailblazers.

Sierra Canyon dejó ir una ventana de 21 puntos en contra de los Titans de San Marino, que marcaron 22 puntos en el cuarto periodo para obtener una emocionante victoria de 36-35 el sábado 12 de Diciembre en los playoffs regionales del Campeonato de la División Estatal Abierta CIF (Escuelas Pequeñas).

El momento culminante llegó para San Marino en una acarreada de una yarda por parte de Mark Wicke con 1:11 en el reloj. San Marino, sin dudarlo un momento, buscó la conversión de dos puntos para ganar el partido. Wicke, desde la posición de mariscal de campo, corrió hacia la esquina derecha y se lanzó a pesar de recibir un fuerte impacto por parte de dos defensores de Sierra Canyon que lo hicieron girar como un helicóptero.

La victoria pone a los todavía invictos Titans (15-0) en el partido del campeonato por la División Abierta en contra del también invicto Central Catholic de Modesto (15-0), un juego que se realizará el 19 de Diciembre en la Universidad Estatal de Sacramento.

Sierra Canyon (14-1), que ganó el título de la División Mid-Valley de la Southern Section una semana atrás, guardará sus cascos y protectores un poco antes de lo anticipado.

“Hubo varios momentos en que este partido cambió”, dijo Jon Ellinghouse, entrenador de Sierra Canyon. “Todavía estoy un poco sorprendido. Pero te digo algo; [San Marino] jugó un buen partido, y ellos definitivamente tuvieron una buena remontada. Perdimos por un punto. Nos levantaremos de esto y seguiremos adelante”.

Quizá. Pero tal vez sea difícil eliminar esto de los recuerdos de los Trailblazers.

No es como si Sierra Canyon estuviera jugando con un equipo con suerte. San Marino también es un campeón de la Southern Section, ya que ganó la División Central (después de salir de la Mid-Valley). Los Titans tuvieron uno de los mejores ataques con pases en el Sur de California, en particular gracias al wide receiver Caleb Shohfi, quien atrapó más de 100 pases y acumuló más de 2,000 yardas recibidas en la temporada.

Pero hubo tantas cosas que salieron bien para los Trailblazers en los primeros tres periodos, que era difícil imaginarse que otra cosas — y que todo — saliera mal en los últimos 12 minutos.    

La línea ofensiva de Sierra Canyon dejó grandes espacios abiertos para el running back Bobby Cole, que tuvo siete acarreadas de 10 yardas o más, incluyendo jugadas de 34, 35 y 36 yardas. Cole terminó con 248 yardas y dos touchdowns en 29 jugadas terrestres.

El mariscal de campo Niko Harris fue muy eficiente con 17 de 23 pases para 139 yardas, con tres touchdowns por pases para los receptores Dylan Tait, Kohl Hollinquest y Sam Shadorf.

La defensa de los Trailblazers también se hizo sentir.

Sacó al mariscal de campo de los Titans, Carson Glazer — que había lanzado 157 yardas y dos touchdowns — fuera del partido a mediados del segundo periodo con un tackle impresionante. Glazer no regresó y los Titans alternaron entre Blake Cabot y Wicke detrás del centro durante el resto del partido.

Esto mantuvo la ventaja de 21-14 para los Trailblazers en la mitad, dejando a los Titans en tres ocasiones sin alcanzar la marca del touchdown.

Pero aunque los Trailblazers expandieron su liderato con dos touchdowns en el tercer periodo, y apabullaban las poderosas acarreadas de los Titans y Cole, no pudieron destruir el espíritu de San Marino o su optimismo de que podían ganar. Sierra Canyon tampoco pudo cortar completamente los pases en el ataque de San Marino. Aún con mariscales de campo secundarios, los Titans completaron colectivamente 20 de 40 intentos de pases para 367 yardas.

En el cuarto periodo, con el marcador 35-14, recobró vida una ofensiva de San Marino que parecía cansada y contenida. Una de las principales razones fue Shohfi (10 recepciones para 232 yardas y un touchdown) que atrapaba todo lo que venía hacia él sin importar lo que lanzaban.

Mientras tanto, la ofensiva de Sierra Canyon que parecía tan dominante empezó a desaparecer. Su única amenaza de añadir puntos llegó muy temprano en el cuarto periodo, cuando Harris falló un gol de campo de 30 yardas.

La revuelta Titán-ica empezó con un empuje de 80 yardas y cinco jugadas que recibieron ayuda de tres penalidades cometidas por los Trailblazers, dos de ellas por golpes tardíos. Michael Chan, la mayor amenaza vía terrestre de los Titans (12 acarreadas para 97 yardas), alcanzó el touchdown desde la yarda 23 con el reloj en 8:31. Aunque San Marino falló el punto extra, recortó la ventaja a 35-20.

Luego vendría un pase de touchdown de 44 yardas de Cabot a Shofi, al que Cabot le agregó dos puntos en un pase a Aiden Santino. Así, los Titans se pusieron a 35-28, todavía con 7 minutos por jugar.

Sierra Canyon sólo pudo mantener el balón por un par de minutos antes de regresarlo a San Marino.  

La juga importante llegó cuando quedaban 1:41 en el reloj. Cabot —  que completó 6 de sus 18 intentos para 84 yardas — lanzó un pase perfecto a Shohfi quien atrapó el balón para su recepción final en la yarda 1 de Sierra Canyon. Wicke marcó el touchdown de la victoria en la próxima jugada.

Sierra Canyon tenía 64 segundos en el reloj cuando recuperó la pelota, y llegó hasta la yarda 30 de los Titans con 14 segundos restantes. Pero una falta por retención los retrasó 10 yardas. Harris recobró esas 10 yardas en un pase, pero no alcanzó a organizar a los Trailblazers para iniciar la siguiente jugada antes de que expirara el reloj.

“Faltas. Cometimos errores tontos”, se lamentó el linebacker Tanner Sommer. “No hay nada más…las faltas nos mataron”.

“Es uno de esos partidos en los que pensaremos en las 1,000 formas en que las cosas pudieron haber sido distintas”, dijo Ellinghouse. “Tuvimos éxito corriendo el balón y al final todavía dependíamos de la vía terrestre. Eso es lo que hemos hecho por los últimos meses. Así fue como llegamos hasta aquí. Quería poner el juego en las manos de Bobby Cole si se podía”.

Ellinghouse también esperaba que los jugadores no pasen el resto del año rumiando esta derrota.

“Preferiría recordarlos ganando un campeonato, cómo nos sentimos con esa victoria, en vez de este dolor”, dijo el entrenador. “Estos son chicos buenos y dieron lo mejor de sí. Estoy orgulloso de lo que hicieron”.

Cole parecía estar esperando el comienzo de los entrenamientos de la siguiente temporada.

“En momentos como este, cuando enfrentas la adversidad al final del partido, tienes que regresar emocionado. Siento que no pudimos concretar el negocio”, dijo Cole. “Pero vamos a regresar el próximo año con esto sobre nuestros hombros. Y vamos a concretar el negocio”.

Pero algunos jugadores de último año como Sommer no tendrán otra oportunidad.

“Es importante que ganamos [el título Mid-Valley]; estoy muy agradecido que lo logramos y muy orgulloso de mis [compañeros] por ganar el CIF. Pero teníamos tanto potencial para hacer más. Siento que pudimos haber llegado a la [final estatal]. Pero es lo que es en este momento”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *