D. Martinez / El Sol

Dave DePinto, Presidente de S.A.F.E en una reciente reunión en Sun Valley.

Un grupo de residentes que se opone a las rutas propuestas para el Tren de Alta Velocidad que atravesaría el Valle de San Fernando, viajaron a Sacramento el miércoles 27 de Enero para asistir a una audiencia del Subcomité de Presupuesto de la Asamblea sobre el tema de este medio de transporte.

Miembros de S.A.F.E. (Save Angeles Forest), junto con otros residentes del Valle, dijeron que hay una necesidad urgente de proveer más información y auditoría de la Autoridad del Tren de Alta Velocidad (HSRA).

Estos residentes presentaron una queja con el Auditor Estatal alegando un conflicto de interés entre la HSRA y el Instituto de Transporte Mineta (MTI), que está a cargo de producir un estudio equino.

La Asambleísta Patty López pidió información sobre el impacto a la gran comunidad ecuestre.

Pero, al revisar el estudio, Dave DePinto, Presidente de S.A.F.E., descubrió que no solo tenía información incorrecta, sino que estaba plagado de conflicto de interés entre HSRA y Mineta.

“El CEO de la Autoridad (del Tren de Alta Velocidad, Jeff morales, es parte de la Junta de Fideicomisos de MTI (Mineta). Además, HNTB, un contratista ingeniero que recibió $36 millones en contratos en Noviembre pasado y más de $130 millones en contratos de CHSRA (La Autoridad del Tren de Alta Velocidad de California) en años recientes, también es parte de la junta de Mineta”.

“Hay una gran desconexión entre lo que dice el director (Dan) Richard (de HSRA) y lo que su equipo hace cuando tiene que ver con transparencia y rendición de cuentas”, le dijo DePinto al subcomité. “Esperábamos que la Autoridad realizara estudios con expertos independientes de nivel federal, estatal, del condado y municipales”.

Los residentes que estuvieron presentes en las reuniones públicas del Tren de Alta Velocidad el año pasado se han quejado en repetidas ocasiones sobre el formato de dichas reuniones que no permitieron el diálogo público y abierto, sino que eran ambientes controlados, similares a un salón de clases, con presentaciones preparadas”.    

Aunque los representantes del Tren de Alta Velocidad han descrito su “proceso” como “transparente y responsable” por más de un año, los residentes han vivido en el limbo, sin saber si el tren bala pasara a través de su comunidad, y potencialmente desplace a sus casas y negocios.

Insatisfechos con las “reuniones públicas” organizadas por la Autoridad del Tren de Alta Velocidad, ellos han creado reuniones comunitarias propias. Han enviado numerosas cartas a sus representantes políticos y a la HSRA para expresar su frustración con la falta de atención que se les da a sus preocupaciones.    

La Vicealcaldesa de San Fernando, Sylvia Ballin, ha sido consistente en su fuerte oposición al proyecto. “Apoyaré el Tren de Alta Velocidad…cuando pase a través de la casa del Gobernador Brown”, anunció ella en una reunión llevada a cabo el fin de semana pasado en Sun Valley.

Ballin y otros están preocupados por la ruta propuesta para el tren conocida como SR-14, que atravesaría el corredor de negocios de la ciudad de San Fernando, y por ende impactaría su base tributaria, crearía mayor congestión vehicular en calles como Maclay y pasaría hasta cuatro veces por hora, creando mucho ruido e interrumpiendo la vida de esta pequeña población.

Jeff Morales, CEO de HSRA, ha dicho que su equipo ha sido “muy abierto en cuanto al costo de este programa”.

Al hablar durante la reunión de un comité legislativo de auditoría, él dijo que se deben estimar los costos de un sistema de más de 500 millas durante varios años.

“Le pusimos un precio de 98 billones de dólares y lo hemos reducido a 68 billones”, indicó Morales.

También expresó que todavía se desconoce las millas que habrá en túneles, el costo de la construcción y de la inflación.

En Junio pasado, la Junta de HSRA, votó de manera unánime para realizar y completar en seis meses estudios de impacto al medio ambiente, sobre temas de agua, sísmicos y túneles, pero ya pasaron ocho meses y estos análisis no se han dado a conocer.

“La Autoridad del Tren de Alta Velocidad le ha fallado a nuestras comunidades a través de su proceso exorbitante, malgastador e ineficiente de selección de rutas y su comunicación con el público”, dijo DePinto.