M. Terry / El Sol

El Señor de los Anillos — Clarence Williams Jr. de Sylmar ya tiene dos anillos del campeonato de basquetbol de la Ciudad y quiere un tercero.

Se suponía que sería un partido fácil. Después de todo, Sylmar había derrotado a Reseda por 24 puntos el 18 de Diciembre en la cancha de los Regents. Este partido del 29 de Enero tenía lugar en la casa de los Spartans. No había razón para dudar de que Sylmar continuaría siendo el único equipo invicto en la Liga Valley Mission.

Excepto que nada ha sido fácil para Sylmar en la temporada 2015-2016.

Así que ocurrió lo inesperado. Reseda se adelantó por 10 puntos al comienzo del segundo cuarto y los Spartans nunca lograron acercarse. Terminaron perdiendo ante los Regentes por 10 puntos, 66-56.

Fue la sexta victoria de Reseda en 20 partidos.

“Reseda estaba caliente y nosotros no llegamos a jugar”, indicó Bort Escoto, entrenador de los Spartans al final del encuentro. “No teníamos inspiración…podías verlo antes de que empezara el partido”.

Hay que recordar que los Spartans son campeones consecutivos de la City Section, habiendo ganado su División II en 2014 y la División I en 2015 (aunque hay que decir que varios de los equipos principales de la División I se movieron a la Open División para los playoffs).

Hay que decir que Sylmar, luego de esa sorprendente derrota ante Reseda, solo tiene  medio juego de ventaja sobre Van Nuys y Kennedy en la lucha por la liga. Y los Spartans todavía están tratando de alcanzar la marca de .5000; tenían registro de 12-14 antes del partido del 3 de Febrero contra San Fernando (no había resultados antes del cierre de esta edición).

Escoto, que ha ganado tres títulos de la City Section durante sus 20 años como entrenador de los Spartans, no es de los que motiva a sus jugadores gritando y lanzando cosas.

“Si me da pánico, ¿ayuda eso en algo? No vas a ser bueno si te dejas vencer por el pánico y te pones emocional”, dijo Escoto.

Pero eso no quiere decir que Escoto tomes las cosas con calma.

El dijo que vio un patrón similar la temporada pasada, cuando los Spartans estaban caminando y sufrieron una sorprendente derrota ante Kennedy. Pero ese descalabro prendió el fuego que motivó a Sylmar a conseguir 10 triunfos consecutivos, incluyendo el juego de campeonato de la División I en contra de Granada Hills.

Y este equipo podría ser mejor. “Somos más grandes y más atléticos”, dijo Escoto.

Pero….

“La mayoría de estos chicos son de primeros años. Esto tiene mucho que ver con la manera en que se está desarrollando la temporada — hay una falta de experiencia”, dijo Escoto. “No tenemos la experiencia de saber cómo ganar un partido disputado, y enfrentar esas batallas.

“Ellos están jugando más en conjunto ahora que al inicio del año. Pero no creo que sea justo que la gente venga por nosotros. Es el trabajo del próximo grupo de chicos llevar esa tradición”.

Escoto depende en gran parte de los Tres Grandes — Clarence Williams Jr., Dayquan Williams y Jaylen Warmack. Clarence, que está en su último año, y Dayquan, que está en tercer año, fueron parte del equipo que ganó el campeonato el año pasado. Warmack, también de tercer año, no empezó a jugar baloncesto organizado hasta la secundaria, pero está progresando.

Clarence, que también jugó como mariscal de campo por cuatro años en el equipo de football de Sylmar, debería ser uno de los más preocupados por el sube y baja de la campaña de Sylmar, ya que este es su último año. Pero, al igual que su entrenador, él mantiene la calma exterior ante cualquier pasión que lo devore por dentro.

“No me siento tan mal de perder partidos antes de la liga y los playoffs”, dijo él. “Pasó el año pasado, y a medida que avanzó el tiempo nos unimos más como equipo. Cuando llegaron los playoffs, empezamos a subir, y no paramos. Nadie nos podía detener cuando alcanzamos nuestro punto más alto”.

El también es práctico.

“Como equipo éramos todavía muy jóvenes, apenas dos estudiantes de último año (de titulares). Nuestra madurez tiene que crecer estas dos próximas semanas si queremos pelear por el título”.

La derrota ante Reseda fue frustrante, dijo Clarence, “pero fue una buena experiencia de aprendizaje. Le ganamos a Reseda la primera vez que los enfrentamos, y el entrenador nos dijo ‘no crean que ya tienen esto’. Pero llegamos aquí pensando que así era. Ellos se prendieron y no pudimos detenerlos. Así que esa fue una buena experiencia de aprendizaje: no tomes las cosas a la ligera. Eso es lo que tenemos que hacer cada vez que nos paramos en la cancha”.

Sylmar todavía tiene dos semanas y cuatro partidos más después de enfrentar a San Fernando — incluyendo contiendas contra Kennedy y Van Nuys — para prepararse para los playoffs. Ya que hay equipos de múltiples divisiones en la Liga Valley Mission, es crucial para el puesto de Sylmar en la postemporada que los Spartans ganen la liga.

“Necesito ver ese instinto asesino, un equipo listo para enfrentar a cualquiera en los playoffs,” dijo Escoto. “Lo vi el año pasado cuando estábamos perdiendo algunos partidos. No lo he visto esta temporada”.

Clarence dice que tiene ese instinto.

“Le digo al entrenador cada año antes de los playoffs, ‘vamos a ganar el campeonato'”, dijo él. “Si no tienes esa mentalidad antes de entrar a los playoffs, entonces ya te estás limitando. Es como veo todo en la vida. Si ya tienes tu mente hecha, va a ocurrir. Si no, caminar ese sendero donde nos sabes a dónde vas, no vas a tener éxito.

“Cada año es diferente — jugadores diferentes, diferente mentalidad, actitud diferente. Veremos si la gente está más enfocada, o si van a desvariar. Esa es su decisión. Y el entrenador pondrá a los mejores para el trabajo. Si la gente cree que no puede tomar este juego lo suficientemente serio, estoy seguro que no verán la cancha cuando venga el tiempo de los playoffs”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *