Tren de Alta Velocidad no Pasará por parte de Pacoima, San Fernando y Sylmar

Quizá fue la presión de los residentes, o tal vez los ingenieros se dieron cuenta de la difícil ruta que habían escogido, de cualquier manera, la Autoridad Ferroviaria del Tren de Alta Velocidad de California (High Speed Rail) decidió cambiar la ruta entre Burbank y Palmdale.

Esta nueva ruta no pasaría por la ciudad de San Fernando ni el área de Sylmar y otras zonas que se habían pronunciado en contra.

Sin embargo, la ruta conocida como SR 14, que había sido el blanco de protestas por residentes del noreste del Valle de San Fernando, todavía impactaría una parte de Pacoima y Sun Valley.

Las propuestas serán presentadas en una reunión del 12 de Abril que sostendrá la Autoridad Ferroviaria en el Centro de Convenciones de Anaheim, para luego pasar a la fase de comentarios públicos. La Junta del Tren de Alta Velocidad todavía debe aprobar las nuevas rutas.

Sin embargo, muchos que han participado de protestas contra esta vía respiran hoy un poco más profundo.

Sylvia Ballin, Vicealcaldesa de la ciudad de San Fernando, cree que todavía es prematuro celebrar una victoria. Agregó que aquellos que se oponen al proyecto deben apoyar a las comunidades que todavía enfrentan el arribo del tren.

“No deberíamos celebrar a expensas de los demás. ‘No al Tren de Alta Velocidad’ debería ser ‘No al Tren de Alta Velocidad’ en ninguna parte del Sur de California”, dijo Ballin.  

“San Fernando nunca habría sido excluida sin la ayuda de Pacoima”, dijo Georgina Carranza, una activista comunitaria. “Todavía necesitamos ayuda y unirnos”.

“Recibí una llamada del Tren de Alta Velocidad para informarme sobre las nuevas rutas y empecé a llorar porque no se trata nada más de que se salvó mi casa. Me han dicho que la ruta será bajo tierra empezando en la calle Branford”.

Carranza dijo que sigue preocupada por todas las personas que aún se verían afectadas por el tren.

“Esta nueva ruta impactará los negocios a lo largo de la calle Branford y muchas familias también se verán afectadas. La gente todavía necesita trabajar, y esa área emplea a personas en los deshuesaderos de auto y también hay una planta de FedEx. Cientos de empleos serán afectados, incluyendo conductores de camiones. ¿A dónde van a ir si eliminan esos empleos?”, preguntó Carranza.

“Nuestra comunidad sigue impactada y la construcción aumentará, la ya de por sí mala, calidad del aire”, agregó.

El mapa dado a conocer por la Autoridad Ferroviaria del Tren de Alta Velocidad indica que todo lo que esté al norte de la calle Branford no se verá afectado. Pero Branford es el área de la transición, donde empezarán los túneles, pasando sobre tierra en la zona de Sun Valley hacia el aeropuerto de Burbank, que sería una estación para el tren bala.

“Estas tres nuevas alternativas de ruta serán detalladas en un reporte de análisis suplemental de alternativas en la sección del proyecto entre Palmdale y Burbank y serán presentadas ante la Junta de Directores de la Autoridad en nuestra reunión mensual”, dijo Don Richards.

“Ha habido una preocupación significativa expresada por ciertas comunidades donde pasaría potencialmente la vía que se tomaría la práctica histórica de imponer proyectos de infraestructura en poblaciones de bajos recursos…favoreciendo otros factores sobre preocupación de justicia ambiental”.

En una misiva, Richards indicó que la Autoridad continuará tomando estas preocupaciones “muy seriamente”.

Las otras dos alternativas en este tramo de la vía involucran pasar por áreas montañosas del Bosque Nacional Angeles. Esta opción también enfrenta críticas de activistas del medio ambiente que dicen que dañaría los mantos acuíferos y la flora y fauna de esta zona.

El proyecto de $64,000 millones que fue aprobado por los votantes del estado se ha visto retrasado en numerosas ocasiones, enfrentando demandas y alzas en presupuesto.

De hecho, hay un esfuerzo para poner una medida en la boleta electoral de noviembre que le quitaría los $9,000 millones en bonos que fueron asignados al tren para usarlos en mejoras a la infraestructura acuática.

El ferrocarril de alta velocidad de California promete conectar las mega-regiones del estado, contribuir al desarrollo económico y producir un medioambiente más limpio, así como crear puestos de trabajo y preservar las tierras agrícolas y protegidas.

El plan es que para el año 2029, el sistema recorra desde San Francisco hasta la cuenca de Los Ángeles en menos de tres horas a velocidades capaces de superar las 200 millas por hora. El sistema eventualmente se extenderá hasta Sacramento y San Diego, alcanzando un total de 800 millas con hasta 24 estaciones.