M. Terry / El Sol

Vienen Mejores Tiempos — Lydia Pope y Tyler Polk dicen que las Lady Monarchs tendrán un mejor control de su fortuna en el baloncesta esta temporada 2016-17.

Por todas las cosas buenas que hicieron las Lady Monarchs de Los Angeles Valley College en la temporada de basquetbol pasada, una cosas estaba muy mal.

Es difícil encestar cuando no tienes el balón. Es aún más difícil si pierdes la pelota.

Las Lady Monarchs promediaron 19.4 pérdidas de balón por partido, algo negativo en comparación con los 63.1 puntos y 51.3 rebotes por juego que también promediaron.

Esto explica el récord de 14-14 que tuvieron en la temporada 2015-2016 que terminó con una derrota en la postemporada ante el colegio Orange Coast en Febrero. Pero la entrenadora Monica Hang quiere dejar esto atrás/

“El año pasado éramos jóvenes y sin mucha experiencia”, dijo Hang, quien indicó que aunque había siete jugadoras de segundo año en el equipo que ahora asisten a universidades — en particular Adaora Obi, quien promedió 15.8 puntos y fue parte de la selección al equipo ideal de  CCCAA South Region All-State — había una cierta desconexión entre las jugadoras toda la temporada.

Diamond O’Connor y Tyler Polk, que regresan este año, eran más específicas.

“Sí siento que había una química de equipo el año pasado, especialmente al principio”, dijo O’Connor, quien lideró al equipo marcando 15.9 puntos por partido.

“Todavía no estábamos ‘allí’ como equipo. Requirió de un par de derrotas para que nos diéramos cuenta que todas necesitábamos estar en la misma página. Ahora hay un mayor esfuerzo. Las chicas de segundo año realmente intentan sacar eso de las principiantes — ser más una unidad dentro y fuera de la cancha”.

Polk, quien se perdió gran parte de la temporada pasada con una lesión en su rodilla derecha, dijo que aún desde la banca se podían ver problemas.

“Creo que no estábamos tan enfocadas como estamos este año — mentalmente, no físicamente”, dijo Polk. “Nos movíamos antes de tener el balón. Estábamos apuradas para llegar al otro lado de la cancha, para llegar a la canasta y ni siquiera teníamos la pelota. Necesitábamos bajar la velocidad un poco”.

El equipo de esta temporada tiene a 11 jugadoras. Generalmente le toma a Hang un par de semanas para conocer la dinámica completamente. Pero ya tiene una buena idea de esto ahora.

“Van a competir. Y son buenas. La pregunta es, ¿serán grandiosas?”, dijo Hang sobre su escuadra. “Ahí es donde estamos. Ya ejemplifican la palabra ‘equipo’. No hay una superestrella –ellas hacen el trabajo en grupo. Eso es lo mejor. Juegan más grande de lo que tienen de tamaño”.

O’Connor le da a Hang un talento experimentado y conocido en donde basar su equipo. Hay varias otras piezas para completar el equipo que emocionan a la entrenadora, como son Yolanda Early y Zoila Rivera, Ariana Hernández y Jillian Wyman.

También regresa Lydia Pope, quien jugó en el equipo en la temporada 2012-2013, cuando las Lady Monarchs tuvieron marca de 23-9, ganaron el campeonato de la División Sur de la Conferencia Western State y alcanzaron los Sweet 16 en el torneo estatal. Ella se inscribió en la Universidad Estatal de California, Monterey Bay, pero una lesión en el tobillo derecho que requirió de cirugía terminó su carrera en esa escuela.

Pope todavía tiene un año de elegibilidad para jugar y decidió usarlo en Valley College.

Hasta ahora, le gusta lo que ve.

“Hemos venido desarrollando las química desde el verano”, dijo Pope. “Todo el mundo está en la misma página acerca de trabajar fuerte, y eso es lo que hemos venido haciendo. Creo que nos vamos a ver bien este año”.

También es fácil y cómodo acoplarse al sistema de Hang, dijo Pope. “Dada la forma en que ella enseña, no es nada complicado. Realmente te lo explica y se asegura que conozcamos cada detalle. Nos enfocamos en los detalles, nos Los inculca, para que cuando lo ejecutemos no es tan complicado como pareciera desde afuera”.

Pope no es la única jugadora experimentada. La entrenadora asistente Richelle Najera jugó para Hang en Valley College antes de ir a la Universidad Estatal de California, Los Angeles. Ella quiere ser entrenadora en jefe y está contenta de iniciar su carrera aquí.

“Honestamente, ella no cambia”, dijo Najera sobre ser jugadora y parte de los entrenadores de Hang. “Ella espera un trabajo duro dentro y fuera de la cancha. Es muy detallista y disciplinada. Cuando jugué para ella, así era también. Busca la mayor calidad, dentro y fuera de la cancha. Y eso se deja ver”.

Lo que ha cambiado es la configuración de la Conferencia Western State. Esta temporada tiene tres divisiones: Este, Norte y Sur. Las Lady Monarchs están en el Este, que también incluye a Antelope Valley, Barstow, Citrus College en el Condado de Orange, Glendale, y Victor Valley. 

Con solo 11 jugadoras, el equipo no Puede darse el lujo de perder a alguien por una lesión de largo tiempo. 

Pero no hay manera de negar que hay un renovado impulso para jugar in basquetbol de calidad en la temporada 2016-17. 

“Jugaremos bien”, prometió Polk. “Todas nos conectamos, nos complementamos. Realmente me sorprende lo bien que nos comunicamos”.

“Estoy de acuerdo”, agregó O’Connor. “Siento que tenemos mucho talento en este equipo este año. Hay mucho que esperar”. 

Pope también está comprometida.

“Solo saber que tendremos más Competencia es algo que nos motiva”, dijo ella. “Estoy lista para eso  y podemos preparar a más demás chicas también. Creo que lo conseguiremos”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *