FACEBOOK

Elias y su mama. 

¿Qué está pasando en el Noreste del Valle?

Esa es la pregunta que los residentes se están haciendo después de conocer no sólo de la desaparición de Elias Rodríguez, de 14 años, el viernes 17 de Febrero, sino que después también se enteraron de otra adolescente de 15 años, Katherine Lizzette Solorio, desaparecida desde hace más de un mes.

Estos dos adolescentes desaparecidos, junto con los recientes informes de testigos que reportaron haber visto a una mujer amarrada y gritando pidiendo ayuda dentro de un auto en Sylmar, y noticias de un incidente similar esta semana en Chatsworth de una mujer angustiada que fue vista  golpeando en las ventanas de un coche, tienen a todo el mundo nervioso.

Además, el San Fernando Valley Sun/El Sol informó recientemente de una abuela en Pacoima que mientras caminaba para llevar su almuerzo a su hija, fue forzada a un vehículo y llevada de regreso a su casa, donde robaron. Desde ese incidente, la anciana ha tenido mucho miedo de salir de su casa.

El martes, los padres de Elías Rodríguez junto con la policía pidieron la ayuda del público para localizarlo durante una conferencia de prensa en la División Mission del LAPD.

Elias no se ha escapado antes y su desaparición es algo inusual, dijo la policía.

Los padres del adolescente, visiblemente angustiados, rogaron que cualquiera que tuviera información sobre lo que le pasó a su hijo les informe de ello.

“Vuelve a casa. Te extrañamos”, dijo su padre, Sergio Rodríguez antes de ser embargado por las lágrimas.

Su madre, Pahola Mascorro, dijo que sus amigos y familiares llevaron a cabo sus propias búsquedas del chico y siguen desesperados por saber dónde está. Mientras trataba de hablar, rompió en llanto. “Sólo necesitamos que venga a casa y (que) sepamos que está bien”, dijo.

Los familiares que asistieron a la conferencia de prensa señalaron lo doloroso que es esto para su familia. La madre de Elias ha estado luchando contra el cáncer y mientras ella ha estado tratando de mantenerse fuerte, su dolor es insoportable.

“Ella me ha dicho que ‘tomaría todo el cáncer en el mundo para tenerlo de vuelta'”, dijo la familiar Jessenia Vega, quien dijo que era “agonizante” estar esperando noticias.

“Realmente esperaba que cuando los chicos regresaran a la escuela el martes [después de su día libre por el Día del Presidente] que finalmente escucháramos algo, pero no escuchamos nada más y ahora está oscureciendo afuera. Cada día que oscurece, piensas, ahí va otro día”.

La policía dice que Elías fue visto por última vez a la 1 pm del viernes 17 de Febrero en la cuadra 1000 de la calle Arroyo luego de salir de su escuela, la Academia César Chávez en la Ciudad de San Fernando, informó el Departamento de Policía de Los Ángeles.

Durante su clase de Educación Física, que era su última clase para el día, porque su teléfono no estaba cargado, pidió prestado el teléfono celular de un amigo para llamar a su madre en su lugar de trabajo en Vernon y preguntarle si podía recogerlo, pero ella perdió la llamada, dijo la policía.

La salida de la escuela ese día fue más frenética y caótica que de costumbre. El viernes fue el peor día de las tormentas recientes, y estaba lloviendo a mares. Más padres que de costumbre estaban llegando a recoger a sus hijos tratando de sacarlos de la lluvia. Las tormentas fueron tan severas que hubo advertencias de inundaciones.

“Lo que Elías estaba acostumbrado a hacer cuando no podía ser recogido era caminar la corta distancia hasta la casa de su abuela que estaba cerca”, dijo Vega.

Ella junto con tantos otros se preguntan qué sucedió después de que él dejó la escuela, especulando que aunque no cree que él se subiera al auto de un extraño, en tal lluvia pesada ese día, podría haber alterado esa forma de pensar.

Ha pensado incluso que él pudo haber intentado tomar un atajo a la casa de su abuela a través del canal del río Los Angeles que pasa por el área y “¿qué si él resbaló y cayó?”, se pregunta, antes de tratar de no pensar en eso.

“Trato de no pensar en eso”, dijo Vega, “Todos estamos tratando de mantenernos positivos.”

Una búsqueda en helicóptero del río Los Ángeles no resultó en nada, dijo la policía.

Elías ha sido descrito como un “lindo chico”, que como muchos de su edad disfruta de videojuegos y skateboarding y no tiene ningún problema en la escuela. Sus amigos han tenido un momento difícil con la noticia de su desaparición también y algunos padres han llamado a la escuela expresando su preocupación por enviar a sus hijos a clase.

Vega dijo que hay cámaras de video en la zona y se pregunta por qué está tomando tanto tiempo para obtener información sobre esto y dijo que los miembros de la familia quisieran verlo. “Nosotros sabemos mejor que nadie cómo se ve él”, dijo.

La policía dijo que había una pista sobre que alguien vio a El’ias en la Línea Roja del Metro, pero su familia dijo que no está familiarizado con el sistema de Metro. Sin embargo, la familia y los amigos respondieron rápidamente a esa pista y pusieron volantes en las estaciones de tren del área. El teléfono empezó a sonar inmediatamente, pero lamentablemente lo que siguió fue una serie de crueles llamadas falsas. Algunas personas llamaron y dijeron: “Yo sé dónde está”, y luego colgaron”.

“No sé por qué la gente haría eso, por qué serían tan malos”, dijo Vega. “Todos queremos que vuelva a casa”, dijo Vega.

Elías mide 5 pies y 4 pulgadas de alto, tiene el pelo color castaño y ojos marrones, y pesa aproximadamente 100 libras.

Detectives de la Estación Mission instaron a cualquier persona con información sobre el paradero del chico a llamarlos al (818) 838-9800.