The Petersen Automotive Museum

High Art of Riding Low: Ranflas, Corazón e Inspiración

En exposiciones pasadas, el Museo Automotriz Petersen ha reconocido el trabajo y la belleza del auto Lowrider. Ahora, en su nueva exposición, la estética del Lowrider es el punto de enfoque con la apertura de “The High Art of Riding Low: Ranflas, Corazón e Inspiración” el 1 de julio.

“Esta exposición es diferente”, dijo la curadora Denise Sandoval, quien describió el trabajo en exhibición como “un nuevo carril”.

“Hemos ido un paso más allá. Vamos a contar con autos históricos Lowrider, pero habrá menos de ellos con el fin de poner el enfoque en la evolución de la obra de arte en sí y los artistas que han ‘retrabajado y reimaginado el lowrider”, agregó. 

Los artistas de la exposición incluyen el satirista político Lalo Alacaraz, El Moisés, Estevan Oriol, Germs a.k.a. Jaime Zacarias y Luis Tapia. Sandoval da mucho crédito a los artistas que en los últimos 50 años definieron el arte Lowrider pero también apunta a una puerta abierta para una nueva generación de artistas que contribuyen a esta forma de arte.

Exhibido apropiadamente en la prestigiosa Galería de la Fundación Armand Hammer, el “High Art” del Lowrider incluirá una gama de trabajos – desde instalaciones hasta litografías, esculturas a dibujos, pinturas y fotografías.

Los coches en la exhibición incluyen “Our Family Car,” un sedán Chevrolet de 1950 pintado por el artista legendario Gilbert “Magu” Luján, “El Rey”, un Chevrolet Impala de 1963 de Albert de Alba Sr., “El Muertorider”, un Chevy Impala de 1968 personalizado por Artemio Rodríguez y John Jota Leaños, y “Gangster Squad ‘ 39″, un Chevrolet Master Deluxe de 1939 por Mister Cartoon.

Sandoval, profesor de la Universidad de Cal State Northridge, ha investigado y documentado el auto Lowrider como un catalizador artístico y un ícono cultural que apareció en las calles de Los Angeles y en las comunidades chicanas a través de los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. El coche Lowrider coincidió con la proliferación del arte chicano y se convirtió en lienzos itinerantes que se convirtieron en una forma de arte en sí misma, así como la intrincada mecánica y hidráulicos que definía un auto Lowrider.

Sandoval también ha seguido la influencia de la cultura Lowrider en todo el mundo, incluyendo su apropiación en la cultura popular de Japón, Europa e incluso en Oriente Medio.

Sandoval también observó el compromiso que los constructores y artistas invierten en Lowriders. “El estigma de Lowriders conectado a la cultura de las pandillas no es exacto. Hay gente en los suburbios como Diamond Bar invirtiendo 150,000 dólares en su Lowriders”.

Ha viajado a Guadalajara, México con el constructor y artista local de autos, Chino Vega, quien exhibió su galardonado “Orgullo Mexicano”, un auto Monte Carlo.

“Hubo una respuesta positiva en Jalisco”, compartió. “Siempre hay una fascinación y un montón de interés en el auto lowrider. Con la inmigración hacia México, la gente que viaja y se mueve, existe la influencia de la cultura yendo y viniendo”, dijo Sandoval.

“Los inmigrantes que han venido a Los Angeles y viajado de regreso a México traen la influencia de la cultura chicana de un lado a otro con ellos”, agregó.

“La cultura Chicana está tan profundamente entrelazada con la cultura de Los Angeles y los automóviles representan una parte rica de eso”, dijo Terry l. Karges, Director Ejecutivo del Museo Automotriz Petersen.

“En el Museo tenemos el honor de estar en condiciones de compartir esta vibrante y floreciente cultura con aquellos que de otra manera no podrían estar expuestos a ella”.

“The High Art of Riding Low” será una de las exposiciones más importantes que hemos desarrollado”, dijo Karges.

Para más información sobre la exhibición en el Museo Automotriz Petersen, visite www.Petersen.org ó llame al (323) 930-CARS.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *