AP

Los vientos implacables de Santa Ana que habían cebado y atizado los incendios destructivos como el Incendio Woolsey que ruge en el Valle de San Fernando han mantenido una presencia constante en el Colegio Pierce de Winnetka esta semana.

Pero en este día — 13 de Noviembre — también había un marcado silencio por todo el lugar, aunque era difícil discernir si era alivio o entumecimiento — especialmente para la población animal desplazada que se alojaba allí.

El Colegio (y el Centro de Recreación Hansen Dam) están entre los siete sitios temporales de  evacuación establecidos por el Departamento de Control de Animales del Condado de Los Angeles para que las víctimas del fuego lleven mascotas o animales evacuados que fueron encontrados en el camino de los numerosos fuegos que siguien amenazando a cañones y colinas del oese del Valle de San Fernando y partes del Condado de Ventura.

Desde que el Incendio Woolsey explotó el 8 de Noviembre, había quemado más de 125,000 acres desde Malibu a las colinas de Agoura, y seguía estando controlado en menos del 50 por ciento para la mañana del miércoles, 14 de Noviembre.

Allison Cardona del Departamento de Animales del Condado, que ha estado en el centro ecuestre del Colegio Pierce cerca del estacionamiento 9 en el campus desde el 9 de Noviembre, dijo que los oficiales de control han estado constantemente llamando para ayudar a evacuar a los animales desde que el fuego comenzó.

“En el punto más álgido de la operación de refugio, tuvimos 815 animales”, dijo Cardona el martes, añadiendo que la población restante todavía estaba cerca de 600. “La mayoría eran caballos. Esta es una comunidad que ama a sus caballos y ganado. Hay un montón de ranchos “.

Ha sido más que caballos, de los cuales todavía había 153 siendo alojados en Pierce. El esfuerzo de evacuación incluyó 20 Mini-caballos, burros, cabras, ovejas, una tortuga, cinco perros y 11 gatos. También había un par de alpacas en recuperación que tenían quemaduras.

Muchos de los dueños de mascotas todavía eran desconocidos para los funcionarios de control de animales. Todos habían sido colocados en jaulas o graneros, y estaban siendo alimentados y se les proveía regularmente. Los animales que podían moverse cómodamente también se les daban períodos de ejercicio.

“Esto ciertamente ha sido estresante [para los animales]”, dijo Cardona. “Cualquier cosa que pueda perjudicar a una persona puede dañar a un animal. Además de los fuegos directos, hay inhalación de humo y no estar en su propio ambiente. Estamos tratando de proporcionar la mayor comodidad posible. Pero es un tiempo estresante; Creo que se puede sentir”.

Cardona también señaló cómo los residentes y otros han donado suministros de alimentos, el voluntariado para ayudar a traer a los animales necesitados a los refugios para la seguridad, o proporcionar cualquier tratamiento médico necesario.

“Ha sido increíble”, dijo. “La gente ha venido con camiones [de comida]. Personas de todas partes han estado enviando donaciones, o viniendo aquí con heno y otros suministros. También tenemos una Fundación, llamada la Fundación de Cuidado Animal, que la gente puede donar a través de la Internet.

“Hemos tenido un montón de voluntarios y personal trabajando 24/7. La comunidad también ha sido generosa en alimentarnos y proveernos suministros también”.

Dos voluntarios — Tina Reddington y Hanna Juárez — fueron vistos ejercitando un par de pit bulls en una de las áreas de entrenamiento ecuestre.

“Ha sido fabuloso poder ayudar en lo que podemos”, dijo Reddington. “Queremos que las personas que traen a sus animales aquí sepan que serán atendidos”.

La prestación de atención médica gratuita para los animales desplazados en Pierce fue gracias al Veterinary Angels Medical Center, con base en Agoura Hills.

El personal del Centro Médico y los animales a su cuidado necesitaron ser evacuados a las 2 a.m. el viernes, 9 de Noviembre.  “Trasladamos alrededor de 100 animales en dos horas”, comentó Darlene Geeke, propietaria y Directora Ejecutiva de los Veterinary Angels.

Aunque estos animales han sido devueltos a las instalaciones de Agoura Hills, el personal médico ha permanecido en el Colegio desde el 10 de Noviembre, trabajando desde remolques y tiendas de campaña suministradas por la Cruz Roja Americana.

“Ahora estamos trabajando en conjunto con el control de animales del Condado”, dijo Geeke. “Nos pusimos en contacto con ellos y nos dijeron que podíamos poner toda una instalación aquí para ayudar colectivamente con el esfuerzo de la Cruz Roja”.

“Esto, para nosotros, establece tendencias. Es la primera vez que realmente trabajamos juntos. El fuego del año pasado, hubo una falta de comunicación; nadie realmente quería ayuda. Este año decidimos que necesitábamos trabajar juntos y ayudar a la gente. Y realmente queríamos ayudar a la gente en más de una capacidad humana versus sólo ayudar a los animales necesitados encontrados en los incendios. Hemos sido capaz de dar a estas personas una cierta normalidad”.  

Por ejemplo, dijo Geekie, un residente evacuado pudo tener un animal doméstico que necesitara el tratamiento para una lesión nueva o uno antes del fuego, pero no había llegado a la oficina del veterinario. Ahora pueden recibir tratamiento de forma gratuita — atención médica veterinaria completa — para “darles un poco de paz mental, no permitirles pensar en lo que está sucediendo ahí fuera”.

Dijo que la oferta de servicio gratuito estaba disponible para cualquier propietario de mascota en una zona de evacuación. También están proporcionando tarjetas de regalo a los propietarios de mascotas para obtener suministros para sus animales, y artículos personales para sí mismos.

“Y seguiremos haciéndolo mientras lo necesitemos, tanto en la instalación de Agoura que está abierta, como aquí [en Pierce]”, dijo Geekie. “Mientras la necesidad esté aquí, vamos a seguir financiando. No queremos simplemente enviar a alguien con una cama de perro que fue donada aquí. También nos gusta darles algunos fondos [personales] para ayudarles”.

Cardona dijo que los refugios de animales permanecerían abiertos mientras las evacuaciones obligatorias siguieran en curso.

“Esta es nuestra comunidad, también”, dijo Cardona. “Acabamos de tener una llamada esta mañana de alguien que tuvo que dejar su caballo en suu casa y no estaban seguros de si estaba bien. Uno de nuestros oficiales salió y el caballo todavía estaba allí. Había sobrevivido el fuego. Así que lo trajimos aquí”.

Si quiere donar a la Animal Care Foundation, visite : lacountyanimals.org.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *