FEMA- 1807 - Photograph by Robert A. Eplett taken on 01-17-1994 in California

Después de un largo proceso de desarrollo de diseño y pruebas de producto, los funcionarios locales se aprestan a lanzar una aplicación de teléfono gratuita para proporcionar una alerta temprana de un terremoto inminente para los residentes del Condado de Los Angeles.

El lanzamiento de la aplicación es de un programa piloto conocido como ShakeAlert, y se espera que dé a aquellos con la notificación de la aplicación varios segundos, y tal vez hasta un minuto, antes del movimiento de tierra real. Proporcionaría advertencias para todos los temblores, incluyendo réplicas que tienen una magnitud de 5.0 o más.

La aplicación está conectada a un sistema de alerta temprana que se está construyendo para California, Oregon y Washington que detecta cuando un terremoto está ocurriendo, analiza los datos y envía alertas antes de que el fuerte temblor llegue a lugares alejados del epicentro.

Es la primera aplicación móvil de alerta temprana de terremoto disponible en el país, y fue desarrollada como parte de un programa piloto con el Geological Survey de Estados Unidos, AT&T y la Fundación Annenberg.

La aplicación ya está disponible para su descarga en muchos teléfonos móviles incluyendo Apple y Android.

“Puede recibir la alerta antes, durante o después de temblar”, dice la aplicación a los usuarios. “Tome acción protectora tan pronto como reciba una alerta o sienta o escuche un terremoto. Agáchese, cúbrase y sujétese”. 

Una actualización del software ShakeAlert se hizo disponible en Septiembre, e incluyó mejoras para reducir las alertas falsas y perdidas. Se han producido falsas alertas cuando se detectó un gran terremoto en otras partes del mundo por un sensor e interpretado como un terremoto local.

Una vez descargada la aplicación, los usuarios deben habilitar sus notificaciones. La alerta incluye un sonido y un mensaje que indica el nivel de intensidad esperado de dicho temblor.

El sistema está lejos de completarse, pero la financiación para finalizarla en California durante los próximos dos años ya se ha asegurado.

Tal tecnología disponible habría sido invaluable en la limitación de las pérdidas personales, y quizás hasta pérdidas materiales durante el terremoto de Northridge en 1994, que tuvo una magnitud de 6.7, y el terremoto de Sylmar en 1971, que tuvo una magnitud de 6.5. Ambos sismos devastaron porciones del Valle de San Fernando. En el terremoto de Northridge, más del 50 por ciento de las lesiones se debieron a peligros no estructurales, como ventanas o mampostería que cayó sobre personas.

Más de 143 millones de estadounidenses viven en áreas de riesgo sísmico significativo en 39 Estados. La mayor parte del riesgo de terremoto de nuestra nación se concentra en la costa oeste de los Estados Unidos.

Los californianos saben que un gran terremoto que golpee el estado no es un “si en caso”, sino “cuando”. Los expertos predicen que en los próximos 30 años, California tiene un 99.7 por ciento de probabilidades de un terremoto de magnitud 6.7 o más grande y el noroeste del Pacífico tiene un 10 por ciento de probabilidades de un terremoto de magnitud 8 a 9 grados en la zona de subducción de Cascadia.

La Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA) ha estimado la pérdida anualizada promedio de los terremotos, a nivel nacional, a $5.3 mil millones, con 77 por ciento de esa cifra ($4.1 mil millones) procedente de California, Washington y Oregón, y 66 por ciento ($3.5 mil millones) solo en California.

Según el sitio web de ShakeAlert, los estudios de métodos de alerta temprana de terremotos en California han mostrado que el tiempo de advertencia oscila entre unos pocos segundos y unas pocas decenas de segundos. Tomar tales acciones antes de que comience a temblar puede reducir el daño y las muertes y lesiones durante un terremoto. También puede evitar errores en cascada después de un evento. Por ejemplo, aislar las utilidades antes de que comience el movimiento de tierra puede reducir el riesgo de incendios.

El sistema de alerta, que ha estado en desarrollo durante una década se hizo funcional en el otoño y las pruebas de fase I comenzaron en California, Oregón y Washington. Según el sitio web, la red de sensores alcanzó una densidad objetivo en las regiones Metro de Los Angeles, la Bahía de San Francisco y Seattle y se implementó la versión 2.0 del sistema de producción de alertas.

La función de alerta temprana sólo funcionará en el Condado de Los Angeles. La aplicación no necesita estar abierta, pero los usuarios deben mantener los servicios de ubicación del teléfono en “Always On”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *