La Carrera de los Highlanders en los Playoff Llega a su Fin

La temporada 2018-19 en la secundaria chárter Granada Hills no tuvo un inicio mágico, con cuatro derrotas en los primeros cinco partidos. Pero terminó así ganando un Campeonato de la sección de la ciudad de Los Angeles en la División I, y pasando a jugar bien en los Playoffs de la División III en el campeonato estatal  CIF de baloncesto masculino.

Por eso fue difícil para los Highlanders ver el termino de la temporada el sábado, 2 de Marzo, en las semifinales regionales del Sur de California. A pesar de ser el favorito No. 2 y ser anfitriones en el juego, Granada Hills fue sacado del torneo por una derrota de 58-57 ante la secundaria Crescenta Valley de La Crescenta, en un juego que literalmente llegó hasta el último segundo.

Los Falcons (29-5) se aferraban a una ventaja de 58-55 cuando el guard de lo Highlanders, Jesse Bannout, recibió un foul desde más allá de la línea de tres puntos con 2.8 segundos por jugar. Bannout tenía tres tiros libres, y la oportunidad de empatar la cuenta.

Falló el primero, pero hizo el segundo. Bannout entonces deliberadamente falló el tercer intento. Los Highlanders consiguieron el rebote y Joel Carrillo, otro guard, recibió un foul con apenasa una décima de segundo restante.

Carrillo estaba en una situación de tiro libre de uno y uno, lo que significa que tenía que hacer el primer intento para conseguir el segundo. Él hizo el primero. Falló el segundo. Y el tiempo – y su temporada — finalmente se acabó para Granada Hills (19-13). Un final difícil para el último equipo de la sección de la ciudad del valle en el torneo del estado.

Los Highlanders — si ellos eligen — podrían ver una variedad de razones en cuanto a por qué se quedaron cortos.

Cayeron en un bache temprano, con desventaja de 19-8 en el primer cuarto debido a tiros certeros de los Falcons, especialmente del guard Tyler Carlson que encestó 5 disparos de 3-puntos en el juego y lideró el equipo con 17 puntos.

Aún así, la defensa de presión y atrapamiento de Granada Hills trabajó una buena parte de la noche, manteniendo al equipo cerca de los visitantes después de ese déficit de 11 puntos tempranos, aunque el entrenador Don Loperena sintió que el inicio rápido hizo que los Highlanders le dieran a la ofensiva de Crescenta Valley un gran espacio a veces.

“Sólo creamos ocho robos”, dijo Loperena. “Eso iba a ser un gran factor; [cuánto] podríamos darles la vuelta. Hubo veces que nuestros chicos le daban un poco de respeto a sus tiradores. Tuvimos algunas situaciones de trampa excepcionales que no tomamos porque respetaban tanto a sus tiradores”.

La ofensiva de Granada Hills corrió caliente y fría en la noche. El peor tiempo frío llegó después de haber construido una ventaja de 50-45 con 5:08 por jugar en el último cuarto. Crescenta Valley entonces tuvo una racha de 10-0 para adelantarse 55-50, mientras que los Highlanders fallaron seis intentos de canasta durante ese trecho.

“Hicieron algunos disparos enormes con nuestros chicos enfrente. Algunos tiros grandes”, dijo Loperena. “Lo enfrentamos con muy poco movimiento y muchas situaciones de uno-contra-uno. Esas pocas posesiones fueron importantes. Necesitábamos seguir haciendo que se movieran y pensaran en la defensa. Nos enfocamos mucho en el juego  de uno contra uno”.

Y luego vinieron los tiros libres. En esos últimos 5:08, los Falcons hicieron seis de ocho. Los Highlanders hicieron sólo tres de siete.

“Nuestra compostura fue genial. Volvimos de 11 (puntos abajo), tomamos la iniciativa. Pero cometimos algunos errores” dijo Bannout, quien lideró a Granada Hills con 18 puntos.

Pero, de nuevo, teniendo en cuenta cómo comenzó la temporada 2018-19, este final no contaminará el espíritu. Los Highlanders todavía pueden disfrutar de haber ganado su primer campeonato de la ciudad desde 1987. Ese logro probablemente será honrado durante el próximo año escolar, y todavía debe resonar con los aficionados y los ex alumnos durante años después de eso.

“Estoy un poco sorprendido”, dijo Bannout después. “Pero estoy agradeciendo todo. Este fue el último juego de la secundaria que jamás voy a jugar. Estoy disfrutando de todo. Aunque fue una derrota, lo estoy disfrutando.

“Voy a llevar conmigo el viaje, la mentalidad del campeonato que tuvimos que pasar. Eso es lo que les digo a los chicos. Mantengan la cabeza arriba; son campeones de la ciudad. Tuvimos la oportunidad de ser campeones del estado, pero tenemos que seguir adelante”.

 

Loperena también ofreció cierta perspectiva.

“De lo que estoy más orgulloso: ser el principal favorito en la División I en la sección de la ciudad y el número 2 en la División III en el estado”, dijo. “A menos que tengas un equipo lleno de talento, es muy difícil ganar como No. 1 porque todo el mundo vendrá por ti.

“Los chicos lucharon contra cuatro equipos atléticos y sólidos para conseguir el campeonato de la ciudad. Y fueron el No. 2 en el estado, tratando de luchar contra todo el mundo. Sólo se nos acabó la gasolina… pero pueden estar muy orgullosos de ese [campeonato de la ciudad] el resto de sus vidas. Y también hicieron un buen intento en el estado”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *