Juan Carlos Guillén, de 22 años, y Marco Antonio Vázquez, de 30.

Hay dos altares improvisados ​​ubicados a solo unos metros de distancia en la esquina de Glenoaks Boulevard y Polk Street en Sylmar. Uno está justo en frente de la Biblioteca Sylmar; el otro, solo pasos hacia un lado antes de una cerca de alambre frente a una subestación del Departamento de Agua y Energía. 

Marcan los lugares donde dos hombres fueron asesinados el 27 de octubre, durante una celebración del primer campeonato de la Serie Mundial de los Dodgers desde 1988. Juan Carlos Guillén, de 22 años, y Marco Antonio Vázquez, de 30, fueron asesinados a tiros en medio de una calle. 

El detective del Departamento de Policía de Los Ángeles, Edwin Ayala, dijo a los medios que mientras algunas personas realizaban “donas” con sus autos en el medio de la intersección mientras las sonrisas y aplausos corrían por todos lados, algunas personas comenzaron a romper las ventanas de los autos con bates de béisbol. 

“En algún momento hubo un altercado entre ciertas personas que creemos, por la información que tenemos, comenzaron a destrozar vehículos. Fueron confrontados por el grupo para defender a los dueños de los vehículos”, dijo Ayala. 

“Solo estaban tratando de ser buenas personas y ayudar a los demás”, agregó. 

El video del ataque muestra a un grupo de personas corriendo y el sonido de disparos. Entonces puedes ver a alguien tirado en el suelo. 

“Oye Juan despierta” se escuchan varias voces que dicen antes de que lo suban a la parte trasera de una camioneta. 

Guillén y Vázquez murieron en el hospital por sus heridas.

Cuentas de GoFundMe 

Las familias de las víctimas ahora están recaudando fondos para ayudar con los gastos del funeral. 

Indica Santiago creó la cuenta de GoFundMe (https://www.gofundme.com/f/26h1g1jeao) en honor a Vázquez, señalando que era padre de seis hijos y que recientemente había regresado al sur de California para ver a sus amados Dodgers ganar el Series Mundiales. 

“Su corazón siempre estaba lleno de alegría, siempre buscando ayudar a los necesitados”, dijo Santiago. “Desafortunadamente, falleció debido a un trágico incidente. Fue víctima de un tiroteo que ocurrió mientras intentaba detener a dos ladrones que irrumpían en un automóvil “. 

Santiago dijo en el mensaje que la policía está investigando, pero “no tenemos los fondos suficientes para cubrir los gastos del funeral. No dude en donar todo lo que pueda. En memoria cariñosa de Marco Vásquez (sic)”. 

Violeta Chavez, creó la cuenta GoFundMe (https://www.gofundme.com/f/carlos-guillen-funeral-expenses) para Guillén. Ella dice en el mensaje publicado allí que “Mi cuñado más joven acababa de cumplir 22 años cuando inesperadamente perdió la vida. Estoy creando esta cuenta para ayudar a mi esposo y su familia con los gastos del funeral. Sé que estamos pasando por momentos difíciles, pero cualquier cosa ayuda. Por favor, mantenga a nuestra familia en sus oraciones, ya que es muy necesario “. 

“Quienes lo conocieron sabían que era un joven muy dulce, cortés, considerado e inofensivo. No pretendía hacer daño y perdió la vida haciendo lo que pensó que era lo correcto. Desafortunadamente, hay muchas personas desalmadas por ahí. Era tan joven y pensar que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado es una pesadilla. Gracias por adelantado.”

Alumno “Estrella”

Otras personas que conocieron a Guillén también hablaron de su buen carácter y popularidad.

Dos profesores de Assurance Learning Academy en Pacoima, donde Guillén terminó la preparatoria, estuvieron presentes recientemente en el improvisado altar en su honor en Sylmar y reflexionaron sobre el ex alumno.

“Era la estrella de la escuela. Significaba mucho para la gente de allí”, dijo Armando Cárdenas. “Era una gran persona, muy creativa, fuerte y muy carismática”.

“Era sobresaliente, un niño divertido”, agregó Veronica Gaffney. “Tenía una gran sonrisa. Es desgarrador”.

“Es horrible”, agregó Cárdenas, quien dijo que no le sorprendió escuchar que Guillén había muerto mientras intentaba ayudar a otros. “Estaba haciendo lo que pensaba que era lo correcto, pero desafortunadamente a alguien no le gustó”.

Guillén, el menor de sus hermanos, había anunciado recientemente que acababa de matricularse en la universidad.

A pesar de que unas 40 personas estaban presentes en la celebración en Sylmar en el momento del tiroteo, los investigadores de LAPD no habían revelado a ningún sospechoso potencial en el caso. Tampoco sabían si los sospechosos huyeron del lugar a pie o en automóvil.

Se pidió a cualquier persona con información, o aquellos que pudieran haber capturado imágenes de video del incidente con teléfonos celulares o cámaras, que llamaran a los detectives de Homicidios de la Oficina del Valle al (818) 374-9550 o Crime Stoppers al (800) 222-TIPS (8477).

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *