F. Castro/El Sol

Muchas familias no se reunirán para disfrutar de la Rosca de Reyes como es costumbre el 6 de enero debido a la pandemia de Coronavirus.

Mucha gente ya está sacando su árbol de Navidad ya seco afuera y guardando las decoraciones por un año más. Pero para los cristianos, la temporada navideña aún no ha terminado.

Millones en todo el mundo esperan ahora el 6 de enero “El Día de los Reyes Magos” o el Día de Reyes, una fecha que, como otras celebraciones, mezcla comida y tradición religiosa.

Esta es la fecha en que los cristianos ortodoxos y orientales creen que Jesús fue bautizado en el río Jordán. La Iglesia Armenia celebra el nacimiento santo Sourp Dznount de Jesucristo y su bautismo por Juan Bautista. Esto se conmemora a través de la ceremonia de “Bendición del Agua” después de la Divina Liturgia.

Para otros países, incluidos Rusia, Georgia, Armenia, Bielorrusia, Serbia, Egipto, Etiopía y Kazajstán, el 6 de enero es la víspera de Navidad. Esto se debe al hecho de que los cristianos católicos y ortodoxos usan diferentes calendarios religiosos para marcar sus días santos.

Conocida también como la Epifanía, la festividad se remonta al siglo IV d.c. y marca la culminación de los 12 días de Navidad, el día en que, según la tradición cristiana, los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Balthazar, procedían de diferentes áreas del mundo y guiados por la Estrella de Navidad llegaron a Belén con regalos de oro, mirra e incienso para el recién nacido Nino Jesus.

Siguiendo esta tradición, muchas familias optan por intercambiar o dar regalos en esta fecha en lugar del 25 de diciembre. En España y otros países de América Latina, los niños escriben cartas a los Reyes Magos en lugar de a Papá Noel y dejan sus zapatos afuera la noche anterior, al igual que medias sobre la chimenea en Nochebuena. Los zapatos se rellenan con paja o heno para los camellos de los reyes para que los magos puedan dejar pequeños obsequios y dulces.

Esperanza Islas, residente de Pacoima, es una que ha seguido esta tradición desde que era niña.

“Los niños escriben cartas a los Reyes Magos y se van a dormir temprano el 5 de enero para poder abrir los regalos el 6 de enero”, dijo la madre de tres hijos.

Por lo general, les da regalos a sus hijos tanto en Navidad como en el Día de Reyes.

“Lo hacemos para mantener vivas las tradiciones y enseñar a nuestros hijos”, dijo.

“Rosca De Reyes”

La parte principal de la celebración del Día de los Reyes Magos es la Rosca de Reyes, un pan dulce de forma ovalada con coloridos frutos secos que se asemejan a joyas en una corona.

Islas dijo que a sus hijos les encanta comer Rosca.

El pan viene con pequeñas figuritas del Niño Jesús horneadas en el interior, que muestran cómo José y María ocultaron a su bebé recién nacido mientras huían de Israel a Egipto para escapar de la masacre de los inocentes del rey Herodes.

Las familias se reúnen para disfrutar de la Rosca, cada persona tomando un trozo de pan; se cree que quien encuentre la pequeña figura del Niño Jesús tendrá un año bendecido y afortunado, y se supone que será el anfitrión de una cena de tamales el 2 de febrero, el Día de la Candelaria.

La fecha conmemora la presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén 40 días después de su nacimiento, también se conoce como Candelaria o Fiesta de la Presentación de Jesucristo, Fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen María o la Fiesta del Santo Encuentro.

En México, los tamales asociados con la celebración tienen sus raíces en los rituales precolombinos. En esta fecha, los pueblos prehispánicos pidieron a sus dioses Chalchiuhtlicue, Tlaloc y los Tlaloques por lluvia y buena cosecha ofreciendo maíz y tamales para ellos.

Encontrar una Rosca de Reyes solía ser una tarea difícil. Pero a medida que más inmigrantes han traído sus tradiciones a los Estados Unidos, muchas panaderías latinas e incluso grandes tiendas ahora ofrecen el pan, a veces muchos días antes del 6 de enero.

Pandemia Altera los Planes de Celebración

Este año, como todo lo demás, el Día de Reyes será diferente.

Algunas personas que celebran esta tradición están optando por no hacerlo. Muchos no tendrán reuniones familiares, incluso pequeñas, porque la pandemia de COVID-19 continúa aumentando en Los Ángeles, y particularmente en el noreste del Valle de San Fernando.

“No este año”, lamentó César Ramírez, residente de San Fernando, propietario y operador del Mariachi Zapopan.

“No nos reuniremos con amigos o familiares este año porque estamos muy preocupados por la propagación de este virus”, dijo. “No lo hemos contagiado aquí en casa. Mi esposa y mis hijas trabajan en la industria alimentaria y todos hemos sido probados varias veces y hemos dado negativo, gracias a Dios.

“Pero cada vez más amigos y familiares en nuestra comunidad están contagiando COVID”, agregó Ramírez. “Es triste y aterrador, ya que tengo diabetes y presión arterial alta. Podríamos conseguir una pequeña Rosca solo para nosotros porque este ha sido un año muy duro … pero mi esposa tomará esa decisión”.

Carol Aguayo es otra residente que dijo que su familia renunciará a la celebración este año. “Nuestra tradición es que quien lleve a los bebés al interior de la Rosca debe organizar o preparar un ‘banquete’” el 2 de febrero, dijo. “No tiene sentido. Es tan triste.”

Islas, que por lo general se reúne con tres o cuatro familias en este día, cada una con una Rosca y todo tipo de comida para una comida compartida, dijo que este año su familia lo celebrará por sí mismos.

“Los niños se emocionan de ver quién va a traer al Niño Jesús y traerá los tamales el 2 de febrero. Para nosotros es una bendición quien recibe al Niño Jesús”, dijo.

“El 2 de febrero, esa es la última de las celebraciones navideñas. Vamos a conseguir uno grande (Rosca) porque nos gusta que dure hasta el día siguiente “.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *