Foto de Bill Clark / CQ Roll Call vía AP Images

ESTADOS UNIDOS - 18 DE JUNIO: Dreamers y partidarios de DACA se manifiestan frente a la Corte Suprema de Estados Unidos el jueves 18 de junio de 2020, luego de que la corte rechazara el impulso de la administración Trump para poner fin a un programa de la era de Obama que otorga a casi 700,000 los llamados Dreamers la capacidad trabajar en Estados Unidos y evitar la deportación.

El Center for American Progress, una organización no partidista de investigación y defensa de políticas públicas, estima que unos cinco millones de trabajadores esenciales están indocumentados.

Se trata de personas que recogen frutas y verduras en el campo, trabajan como enfermeras y conserjes en hospitales o almacenan estantes en supermercados. Han mantenido al país en funcionamiento casi un año durante la pandemia de coronavirus, exponiéndose a una posible infección por COVID-19 mientras contribuyendo a hacer la vida de otras personas mucho más fácil.

Y ahora los grupos proinmigrantes esperan que el recién electo presidente Joe Biden sea fiel a su promesa de recompensar este esfuerzo al revertir primero las políticas de la era Trump que atacaban a los inmigrantes y luego presionar por un paquete de reforma migratoria que otorgaría tarjetas verdes automáticas a esos trabajadores esenciales.

La vicepresidenta Kamala Harris también dijo en una entrevista reciente que dicha legalización se extenderá a aquellos bajo DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y TPS (Estatus de Protección Temporal).

Esas palabras fueron agradables de oír para Alexandra Morales, gerente de defensa de políticas de CARECEN en Los Ángeles.

“Hemos estado esperando buenas noticias durante mucho tiempo”, dijo Morales, quien enfatizó que estos dos elementos están en su “lista de deseos”.

“Necesitamos deshacer todo el daño que la administración Trump ha hecho y crear un sistema de inmigración robusto que sea integral, inclusivo y que trate a nuestros inmigrantes en los Estados Unidos”, dijo.

El Daño de Trump

Incluso antes de asumir el cargo, el expresidente Trump a menudo calumniaba a los inmigrantes. Una vez en el cargo, sus ataques y el desmantelamiento de los programas de inmigración que habían beneficiado a millones de personas, crearon mucho “daño” que es necesario deshacer, dijo Morales.

El destino de DACA y TPS permanece en los tribunales. Pero Trump también ordenó a los solicitantes de asilo que permanecieran en México o en los países centroamericanos (de donde muchos se habían ido) mientras esperaban que un juez escuchara sus casos. También hubo una prohibición de viajar para personas de ciertos países musulmanes y la infame separación de los niños latinos de sus padres. Aún se desconoce el destino de muchos de esos menores.

“(Trump) creó una máquina que su único propósito era separar familias”, dijo Morales. “Creó este sistema racista y xenófobo para asegurar que los inmigrantes fueran castigados”.

Judy London, abogada directora de Public Counsel’s Immigrants Rights Project, que brinda representación legal a los inmigrantes, resumió los años de Trump como los de “crueldad e ilegalidad”.

“Hubo un esfuerzo feroz para poner en peligro la vida de los inmigrantes en todos los ámbitos posibles, desde los solicitantes de asilo hasta DACA, hasta los trabajadores calificados que intentan permanecer en este país”, dijo.

“Hemos representado a familias que han sido separadas y hemos presentado demandas federales y hemos obtenido órdenes judiciales para abordar el trauma de las familias”.

El daño mental de esas separaciones todavía se ve hoy.

“El trauma para estas familias fue tan extremo. Rompió la confianza y resultó en una variedad de condiciones relacionadas con el trauma”, dijo, comparando la situación con la de las personas con trastorno de estrés postraumático.

Esperanza con Biden

London espera que Biden elimine las órdenes ejecutivas de Trump que apuntaban a inmigrantes y programas indocumentados. Pero, señala, la reforma migratoria integral “llevará tiempo”.

El hecho de que los demócratas controlen tanto el Senado como la Cámara de Representantes, aunque es útil, no garantiza el éxito de una reforma migratoria, advierte London. El presidente Barack Obama también contaba con el respaldo del Congreso cuando asumió el cargo en 2008, pero decidió gastar su “capital político” en resolver la crisis financiera y aprobar “Obamacare”.

Los desafíos son los mismos, e incluso peores, para Biden esta vez.

“Habrá que presionar a la nueva Administración para que actúe con valentía. Él (Biden) se postuló en una plataforma de movimientos audaces sobre inmigración. La comunidad debería responsabilizarlo”, dijo London.

Grupos proinmigrantes como la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) planean hacer exactamente eso.

La directora ejecutiva de CHIRLA, Angélica Salas, dijo que esperarían para ver qué acciones de inmigración toma Biden en sus primeros cinco días antes de lanzar la campaña “Esta es nuestra casa” el 25 de enero, y la primera acción tendrá lugar el 27 de enero: una caravana de automóviles dirigiéndose a los aeropuertos en el aniversario de la prohibición musulmana de 2017 promulgada por Trump.

“Necesitamos órdenes ejecutivas que brinden cierto alivio y un poco de libertad”, dijo Salas. “Pero la comunidad está cansada de la hipocresía de ser llamados ‘esenciales’ y luego no obtener nada.

“Apoyamos a Biden, pero también vamos a presionarlo (en una reforma migratoria)”, agregó.

“Muro Fronterizo”

En su último evento público como presidente, Trump visitó una sección de su muy promocionado muro fronterizo en Texas el 12 de enero. Había prometido, una y otra vez, que la estructura se extendería 1,000 millas (aproximadamente la mitad de la longitud de la frontera entre México y los Estados Unidos).

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de EE. UU. dice que la Administración Trump completó unas 453 millas de su objetivo, y gran parte implicó reemplazar barreras anteriores. En total, Trump construyó solo 80 millas de nuevo muro.

Y no, México no lo pagó (como argumentó el expresidente). Se gastaron alrededor de $ 15 mil millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses, desviados de los presupuestos del Departamento de Seguridad Nacional, los departamentos de Defensa y del Tesoro.

Ahora, varios grupos, incluido un líder tribal del sur de California, un abogado de un orfanato en el sur de Texas en el camino del muro y el representante demócrata de Arizona, Raúl Grijalva, están pidiendo a Biden que ponga fin a la construcción del muro.

Retirar contratos previamente firmados costaría a los EE.UU. unos $ 700 millones en honorarios de compensación, según el Pentágono. Pero aun así ahorraría al país unos 2.6 mil millones de dólares.

También acabaría con un “símbolo de la agenda supremacista blanca” de la administración Trump que “no hace que nuestro país sea más seguro”, dice London.

Para Morales, el objetivo de Trump de construir el muro era una obsesión personal.

“No creo que Trump tenga una estatua en ningún lado. Creo que es el monumento que él mismo hizo de su agenda antiinmigrante”, dijo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *