Esposo y esposa Leah y Wesley de Glendora disfrutan de las festividades del Juneteenth en Pacoima.

“Juneteenth” dio sus primeros pasos como día festivo nacional oficial de los EE. UU., cuando se cerraron oficinas y negocios y se llevaron a cabo diversas formas de celebración (marchas, desfiles y conciertos) en todo el país y el sur.

Eso incluyó la “Celebración multicultural de la libertad”, que se llevó a cabo el lunes 20 de junio en el Centro de usos múltiples para personas mayores Alicia Broadous-Duncan en Pacoima, donde tocaron bandas, cantantes y equipos de baile y los deliciosos olores de cerdo desmenuzado y papas fritas, carne y quesadillas veganas, y cangrejo hervido y otros mariscos de los tres camiones de comida diferentes llenaron el aire.

Pero una pregunta también se cernía sobre los asistentes que desafiaron las temperaturas de casi 100 grados para el evento al aire libre de cinco horas en el estacionamiento del centro para personas mayores: qué hacer ahora con Juneteenth, ahora el undécimo día festivo federal de la nación y la primera designación de este tipo desde el Dr. El cumpleaños de Martin Luther King, Jr. se convirtió en un día festivo en 1983.

¿Debería ser solo un día de celebración o debería ser algo más?

El origen de Juneteenth se remonta a 1865, cuando aproximadamente 250,000 africanos aún esclavizados en Galveston, Texas, fueron informados por soldados de la unión el 19 de junio que su esclavitud en ese estado había terminado, casi dos años y medio después de que se emitiera la Proclamación de Emancipación durante la Guerra Civil por el presidente Abraham Lincoln declarando libres a los más de tres millones de esclavos en los Estados Confederados rebeldes.   

Miles de afroamericanos en todo el país han estado celebrando el 16 de junio como un día festivo, conocido como el “Día de la Libertad”, desde la década de 1940. El año pasado, el presidente Joe Biden firmó oficialmente el 16 de junio, una combinación de las palabras “Junio” y “Diecinueve”, como un día festivo federal en vigor. Este fue el primer año que se celebró como tal.

En el evento de Pacoima el lunes, hubo varias opiniones sobre lo que debería representar o evolucionar la festividad.

Kevin Nash (KJLH-FM), locutor y locutor de radio veterano del sur, quien fue el maestro de ceremonias del programa del lunes, le dijo al San Fernando Valley Sun/el Sol y luego hizo referencia en sus comentarios de apertura a la audiencia: “No podemos permitir que Estados Unidos iguale ‘conmemoración’ a ser el final de nuestra historia. Apreciamos el hecho de que es una fiesta nacional. Pero esto debería ser algo más que un símbolo o un día de celebración.

“Sé que mucha de nuestra gente también puede no sentir lo mismo que yo siento. Pero tenemos que exigir reparaciones… Este no es solo un momento para festejar y celebrar; también es un momento para reflexionar”.

El grupo de baile en línea “Soul Sisters” muestra algunos pasos elegantes en la celebración del Juneteenth en el Centro para personas mayores.

Algunos de los que asistieron dijeron que todavía imaginan el Juneteenth como una fiesta principalmente afroamericana.

“Siento que es algo que está muy atrasado”, dijo Ronnie Moon, residente de Lake View Terrace. “Soy originario de Louisiana y, para ser honesto, no recuerdo cómo me enteré por primera vez de Juneteenth. No fue en la escuela, te lo aseguro. Tampoco sabía sobre ‘Black Wall Street’ y ‘Tulsa Massacre’, cosas así. Y me pregunto por qué.

“Juneteenth tendrá diferentes significados para diferentes personas. [Pero] este es nuestro cuatro de julio. Los blancos pueden verlo como otro día festivo, tratar de comercializarlo y ganar todo el dinero que puedan con él”.

Shalane Gilliam, que vive en Sunland, señaló que los afroamericanos “deben reconocer nuestra independencia. Es triste que en la ciudad de Galveston la gente no se haya podido enterar [que estaban libres] hasta dos años después, y todas las barreras y obstáculos para tratar de hacerles llegar la palabra… Sabes, ya tenemos el cuarto de julio, que es, por supuesto, para todos los Estados Unidos. Pero nos trajeron aquí. Así que tenemos que celebrar que somos libres”.

“Hemos estado celebrando Juneteenth en nuestra familia durante probablemente 10 años. Y cuando investigué un poco y descubrí más al respecto, [ella sintió] que esto es algo que debe continuar para nuestra generación más joven, para que entiendan la importancia de cómo nuestros antepasados ​​tuvieron que luchar tanto”, Gilliam. Ieshania

Hamilton, residente de San Gabriel y madre de cuatro hijos, dijo que Juneteenth no necesariamente tenía que ser un “día de servicio” en la forma en que King Holiday se ha convertido para algunos. Pero debe seguir siendo “un momento de enseñanza” para las generaciones futuras.

“Nací el 4 de julio”, dijo Hamilton. “Todo el mundo lo celebra como una festividad [totalmente estadounidense]. Pero [los afroamericanos] no tenían ‘nuestra’ independencia como un todo. Todavía somos contados como las tres quintas partes de una persona.

“Definitivamente siento que es importante continuar educando a los niños sobre eso. [19 de junio] finalmente nos da la oportunidad de decir que en este día todos fuimos libres de ser esclavos. He estado enseñando a mis hijos esta lección desde el día en que nacieron, tratando de ponerla a su nivel donde puedan entender. Siento que es importante enseñarles estas cosas porque ¿las aprenderán de la escuela? Realmente no les van a enseñar el conocimiento que realmente necesitan saber”.

Juneteenth también podría ser “un día de acción”, según Patricia Austin, directora principal del centro.

“Cuando lo piensas, le tomó dos años a esa parte del país descubrir que eran libres. Eso no fue un accidente”, dijo Austin.

“Muchos jóvenes negros ahora ni siquiera quieren votar, y después de todo lo que pasamos para obtener el voto… [Este debería ser un día para] hacer que las personas se registren para votar y comprendan la importancia de votar. Me tomó media hora votar [en las primarias del 7 de junio]. Pero no me importaba, porque todo lo que figuraba en la boleta era importante para nosotros. La inteligencia también importa. Tenemos que seguir diciéndoles eso a nuestros hijos”.

Mientras el evento no contó con una gran asistencia, quizás debido, en parte, a las altas temperaturas diurnas, el organizador del evento, el reverendo Zedar Broadous, dijo que quiere que sea un evento anual en Pacoima.

“Ojalá podamos hacerlo”, dijo Broadous. “Tal vez combinar una marcha y el festival en un solo día. Como cualquier cosa, cuando te sientas por primera vez y ‘informas’, hablas de cosas que podrías hacer mejor. Deberíamos tener una cabina de registro de votantes. Podríamos tener más puestos que aborden temas de salud pública, no solo para la comunidad negra sino también para otras comunidades minoritarias porque, en general, la salud es un problema importante en nuestras comunidades”.

Lo que es más importante, Broadous sintió que la evolución del tipo de festividad en que se convierte Juneteenth con el tiempo debería ocurrir de manera orgánica.

“¿Un día de acción? ¿Un día de celebración? ¿Un día de educación? Pueden ser todas esas cosas”, dijo. “Sí, es el ‘4 de julio’ de los negros en cierto sentido. Pero también es una forma de permitir que los estadounidenses en general, sin importar cuál sea su origen, se den cuenta de que si no trabajamos juntos para garantizar la libertad, podemos ver leyes en todo el país donde nuestras libertades están siendo socavadas. No lo parece porque todavía puedes ir de compras y todavía puedes subirte a un avión. Pero la realidad es que algunas de nuestras libertades básicas están siendo socavadas”.