Pacoima el Sábado 30 de Agosto para conmemorar el 44 aniversario del Chicano Moratorium.

 

George Gurrola se considera un orgulloso “Chicano” y le preocupa que su identificación se esté perdiendo hoy en día debido al cambiante panórama demográfico en los Estados Unidos.

“Necesitamos hacer más conciencia sobre la comunidad Chicana”, dijo Gurrola. “Parece que el término es de dinosaurios, pero todavía estamos aquí. La identidad chicana se está perdiendo, ahora es hispano, latino, y el nombre se está perdiendo. Es importante mantener viva la identidad chicana”.

Mantener esa identifidad fue uno de los varios temas detrás de una marcha realizada ne Pacoima el Sábado 30 de Agosto para conmemorar el 44 aniversario del Chicano Moratorium.

Gurrola fue uno de alrededor de 100 personas que caminaron desde el Parque Paxton hasta el Parque Gonzales bajo un sol opreviso a mediodía.

“Hay muchos temas comunitarios y la identidad Chicana es solo uno de ellos”, dijo Gurrola, quien viajó desde el Este de Los Ángeles para tomar parte en la demostración,.

Impulsados por el cántico de “Raza si, guerra no” y “Chicano, Power”, al frente de la marcha iban danzants aztecas y en un símbolo del movimiento chicano de los años 60, miembros de los Brown Berets (Boinas Cafes) proveían la seguridad en la marcha.

Esta fue la primera vez se conmemora en el Valle el Chicano Moratorium, una protesta contra la Guerra de Vietnam y en pos de los derechos civiles que se llevó a cabo en el Este de Los Ángeles en 1970 y que culminó en una batalla campal entre los manifestantes y agentes del Sheriff presentes en el lugar. Rubén Salazar, un periodista de Los Angeles Times y de la televisora KMEX, fue asesinado mientras estaba en el Cafe Silver Dollar cubriendo la demostración, después de ser impactado por un bote de gas lacrimógeno disparado por un agente del Sheriff.

Génaro Ayala, quien en ese entonces era estudiantes de Los Angeles Valley College, estuvo presente ese día en el parque del Este de Los Angeles que fue renombrado Parque Salazar en honor del periodista.

“La moratoria se organizó en contra de la Guerra de Vietnam porque el 20% de los que morían eran Chicanos, 22,000 en total”, dijo Ayala, un miembro del Partido de la Raza Unida. “Las condiciones en el barrio eran muy malas, no había trabajo y la educación era mala”.

“Todavía tenemos guerros y Chicanos que regresan heridos”, dijo. “Las condiciones en el barrio todavía están mal, la educación y el trabajo son un desastre. El sistema tiene que entender que no nos vamos a quedar sentados ante esto”.

Nelli Temachtiana, quien organizó la marcha en Pacoima del fin de semana pasado, concordó con Ayala.

“Estamos tratando de inspirar a la gente para que aprenda más de su historia, pero todavía tenemos problemas de brutalidad  policial, estamos pidiendo mejor educación, trabajos. Hemos sido inspirados por lo que pasó en los 60s y esperamos inspirar a la gente otra vez para salir y demandar un mejor trato”, dijo.

Pero también hubo señales de los nuevos problemas que aquejan a los latinos, particularment en términos de inmigración.

Jesús García, un residente de Pacoima que se ha convertido en uno de los participantes más activos en las marchas pro inmigrantes que se han realizado en Los Angeles desde 2006, también tomó parte en la demostración del fin de semana pasado.

El perdió de ir a trabajar ese día para salir y representar a los millones de personas indocumentadas que esperan ansiosamente el anuncio de un alivio migratorio que el Presidente Obama prometió hacer este año.

“Me gusta apoyar la causa”, dijo García, oriundo de Michoacán, México y quien tiene tres hijos nacidos en los Estados Unidos. El mismo ha vivido aquí por casi tres décadas y perdió la oportunidad de legalizarse en la última reforma migratoria de 1986. Dijo que aplicó para la legalización en ese entonces, pero tenía tanto temor de los agentes migratorios que tomaron sus documentos en el edificio federal, que nunca regresó. Desde entonces esperar una segunda oportunidad.

“La lucha sigue porque espero que esto se resuelva tan pronto como sea posible”, dijo García.