La Conducción Distraída es un Problema Creciente en Calles y Autopistas

Han pasado casi ocho años desde que Jeri Dye Lynch perdió a su hijo, Conor. 

El adolescente de 16 años, que asistía a la secundaria Notre Dame en Sherman Oaks, había salido a correr con sus compañeros del equipo de atletismo cuando fue atropellado el 19 de Octubre de 2010 por un conductor que iba sobre la Avenida Woodman.

La motorista – Moran Biton, entonces de 18 años —  se detuvo a cuatro cuadras de distancia del accidente y cooperó con la policía. Eventualmente se declaró culpable de un cargo menor de golpear y darse a la fuga, y manejar sin licencia.

“Eso sucedió durante la semana ‘Nacional de Conducción Segura por Adolescentes’. Una ironía terrible”, dijo Lynch, quien es la fundadora y presidente de una fundación que promueve la seguridad peatonal y de motoristas en memoria de Conor.

“Solo toma un segundo para cambiar a una familia y una comunidad. Eso me hizo pensar. Me di cuenta que esto es [todavía] una epidemia, y desafortunadamente, a pesar de llevar atención y hacer consciencia sobre los peligros”.

Abril es el Mes de Consciencia sobre los Conductores Distraídos. Y es un tiempo en que el público, dicen las autoridades, necesitan recordar los terribles costos que causan accidentes prevenibles, y que se informen sobre la creciente preocupación de la insistencia de manejar en calles y autopistas mientras usan sus teléfonos.

Reportes estatales indican que las muertes de peatones a nivel nacional han aumentado 27 por ciento desde 2006 a 2017. El reporte de la Asociación de Seguridad Vial de los Gobernadores citó a California como cinco estados – junto con Arizona, Florida, New York y Texas – donde ocurrieron el 43 por ciento de las muertes peatonales durante los primeros seis meses de 2017, aunque estos cinco estados solo representan el 30 por ciento de la población de Estados Unidos.

Además, la causa principal de muerte de jóvenes son los accidentes de autos. Según las cifras del Centro Nacional de Estadísticas y Análisis, se estima que cada año 4,800 personas que mueren en accidentes de carro son jóvenes.

El reportó también citó que el 76 por ciento de todas las fatalidades de auto juveniles no involucran el alcohol.

“Necesitamos cambiar la cultura de manejar”, dijo Leland Tang, portavoz de la Patrulla de Carreteras de California (CHP). “Estas no son nada más estadísticas tristes, sino colisiones prevenibles”.

El Consejo Nacional de Seguridad reportó que aunque hubo un declive menor en las cifras preliminares de muertes a causa de automóviles en 2017 – 40,100 – de las 40,237 registradas en 2016, es el segundo año consecutivo con más de 40,000 muertes y el aumento de dos años más grande en los últimos 50 años.

Conducir de manera distraída es ahora el símbolo de los peligros de operar un automotor.

La Fundación de Seguridad de Tránsito de AAA, que en Marzo dio a conocer su 10º Index Anual de Cultura de Seguridad Vial (que se basa en una encuesta a más de 2,600 conductores realizada entre Noviembre y Diciembre de 2017) reportó que más conductores (87.5 por ciento) creen que los motoristas distraídos son un problema más grande hoy que hace cinco años.

A eso le sigue la congestión de tráfico (7.45 por ciento), los conductores agresivos (68.1 por ciento), conductores drogados (54.9 por ciento) y manejar borracho (43.4 por ciento).

Cuando se les preguntó qué tan frecuente vieron estos comportamientos en los últimos 30 días, el 92.8 por ciento de los que respondieron dijeron que habían visto a gente hablando al celular mientras manejaban de manera regular o muy frecuentemente. Y el 84 por ciento dijeron haber visto a motoristas enviando mensajes de texto o correos electrónicos.

En la Ciudad de San Fernando “estamos viendo muchos incidentes relacionados con conducir con exceso de velocidad, no parar en los altos y no permitir el paso del tráfico que viene en sentido opuesto. Y creo que manejar distraído siempre será un componente de eso”, dijo la Tte. Nichole Hanchett, comandante de la División de Patrullajes del Departamento de Policía de San Fernando.

“Vas manejando tu carro y ves al carro al lado tuyo y parece que todo el mundo está en el teléfono o con otro aparato. Estamos ahora en una sociedad donde la gente espera las cosas de inmediato. Y con todos los medios digitales disponibles, mucha gente cree que pueden estar trabajando y revisando correos electrónicos mientras manejan. La gente necesita mantener ambas manos en el volante, y reducir la velocidad”.

Según el sitio web de la Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras, toma aproximadamente cinco segundos en promedio leer o enviar un mensaje de texto. Durante ese tiempo, con tus ojos en el teléfono y no en la calle, un vehículo que va a 55 mph pueden recorrer el tamaño de una cancha de football.

Tang dijo que los agentes del CHP “no ven tantos conductores enviando mensajes de texto”, pero “todavía vemos a la gente usando sus teléfonos (mientras manejan) en las autopistas. Todavía estamos tratando de cambiar esa conducta humana”.

Enfatizó que manejar distraído es más que solo hablar o enviar correos electrónicos en los teléfonos. Se considera así “cualquier cosas que hagas tras el volante que minimice la conducción segura”, incluyendo comer y beber, ajustar la música o el aire acondicionado, aplicar maquillaje, hasta verte en el espejo.

Hace diez años, dijo Tang, una nueva ley estatal entró en vigor que prohíbe a los conductores portar un teléfono en la mano mientras conducen, por cualquier razón. Desde entonces, esa medida aplica a cualquier aparato electrónico, incluyendo GPS (sistema de mapas).

“Lo que debe seguir preocupándonos es la distracción cognitiva – no poner atención a lo que nos rodea”, dijo Tang. “Tus manos están libres, pero tu mente no está enfocada en la conducción. Ese es un peligro del cual estamos advirtiendo al público”.

Lynch dijo que falta tomar algunos pasos y se necesita también más educación.

“Tenemos que estigmatizar el comportamiento de conducción distraída como lo hicimos con manejar borracho. Porque estamos teniendo mayores problemas haciendo que la gente cambie su comportamiento junto con la tecnología”, dijo ella.

“Le tomó a MADD (Madres en Contra de los Conductores Borrachos) 30 años hacer que una violación de conducir borracho te mande a la cárcel. Sé que hemos tenido teléfonos por más de 20 años…imagina cuántas vidas hemos perdido. Sé que todavía no tenemos una cura para el cáncer, pero sé que hay una cura para la conducción distraída. Haz el teléfono a un lado y concéntrate en manejar”.