M. Terry / El Sol

Manny Peralta, entrenador del equipo de softball de la secundaria Poly, quien recientemente ganó su partido 300, es acompañado por las jugadoras Vivian Little y Natalie Topete. Peralta ha guiado a Poly a su mejor comienzo en 18 años.

El último out en la victoria 2-1 del equipo de softball de la secundaria Poly sobre Kennedy el Sábado 14 de Abril fue una fly ball de rutina que cayó en el guante de la jardinera izquierda Chelsey Pérez.

Pero el triunfo fue todo, menos insignificante.

Fue la victoria número 300 para Manny Peralta, que ha sido entrenador de la escuela por 18 temporadas. Fue el primer triunfo sobre Kennedy, una poderosa escuadra de softball en la City Section y en el Valley, un equipo al que sus jugadoras han enfrentado “al menos una docena de veces”.

El gane continuó probando a Peralta, sus jugadoras – y el resto de la City Section – que este es un muy buen equipo de las Parrots.

Poly empezó la semana con un récord de 16-4 (sin incluir el partido del miércoles contra Verdugo Hills; los resultados no estaban disponibles al cierre de esta edición). Estaban empatados en primer lugar con Chavez en la Liga East Valley con marca de 5-1. Los equipos se repartieron los dos encuentros previos entre sí, y tienen otro partido en Chavez el 25 de Abril.

Las Parrots tienen todo lo que necesita un candidato para campeón: una lanzadora dominante como lo es Vivian Little, una ofensiva a punto, fuerte defensa, y triunfos en partidos cerrados. Ocho de sus victorias han sido menos de dos carreras.

Y hay que añadir a esto la química.

“Cuando entré [como estudiante de primer año] el equipo era muy joven”, dijo Little, ahora en su último año. “A medida que empezamos a crecer, empezamos a ver que necesitábamos mucha química. Y tomó tiempo para construirla. Pero nos unimos. Siempre estamos juntas… somos como una familia. Obviamente un equipo es una familia para todos, pero nos gusta animarnos mutuamente.

“Creo que este año es mejor que los últimos tres años, cuando siempre hubo algo que desechó a nuestro equipo. Este año sabemos que si nuestra química no está ahí, sabemos que no vamos a ser un equipo de calibre de campeonato. Es por eso que tratamos de estar cerca la una de la otra”.

Natalie Topete, su receptora de los últimos tres años, señala que este grupo de Parrots también se cansó de ser un “buen oponente” que no ganaba contra los equipos de alto nivel.

“Queremos empezar a ganar esos grandes juegos”, dijo. “Los equipos siempre nos decían, ‘buen juego, ustedes son realmente competitivas’. Queríamos empezar a ganar, como lo hicimos en contra de Kennedy”.

Para Peralta, el florecimiento del equipo este año se ha sentido como una recompensa y una reafirmación de una decisión que hizo hace años.

Cuando comenzó en Poly, fue el entrenador de softball femenino y un asistente principal para el entrenador de football americano Bob mesa. Cuando Mesa tuvo la oportunidad de entrenar en Van Nuys, le pidió a Peralta que se uniera a él allí.

Peralta admite que no sabía qué hacer, pero finalmente decidió buscar su destino en el softball.

“Le dije a las jugadoras que se comprometieran conmigo y yo me comprometeré contigo”, dijo Peralta. “cuando me comprometí con Poly, esperaba que un día llegara a algo así como 300 victorias — un buen número redondo. Mi esposa bromea que si lo lograba, podía jubilarme después de eso”.

La verdad es que no. Y definitivamente no ahora, en una temporada donde las Parrots tienen una verdadera oportunidad de ser uno de los ocho equipos en competir por el primer título de la sección de la División Open.

“Este es el mejor comienzo que hemos tenido nunca”, dijo Peralta. “este año estamos venciendo a [los tipos de] equipos que nunca hemos podido vencer”.

Entre las victorias de 2018 se encuentran triunfos durante el torneo Spring Jamboree de Las Vegas, la secundaria San Pedro, Sierra Canyon, South de Torrance y La Canada.

La victoria sobre la secundaria South, que se produjo durante el torneo de primavera Jamboree en Las Vegas durante las vacaciones de Pascua, fue realmente una victoria importante. Las Spartans son las campeonas defensoras de la División V, y tenían récord de 12-1 en ese momento.

Fue el tipo de juego que Little — que permitió una carrera y tres hits mientras ponchaba a siete en seis entradas — ha madurado para poder lanzar.

“Ella practica todo el tiempo”, dijo Topete de su compañera de equipo. “Cuando (las otras jugadores de Poly) están haciendo ejercicios de campo y outfield, yo y ella nos vamos a un lado y trabajamos en su lanzamiento.

“Ella siempre fue buena, pero este es uno de sus mejores años. Se ha estado presionando. Siempre podía tirar fuerte. Pero este año ella podría ser la lanzadora no. 1 en la ciudad”.

Si Poly puede llegar a la División Open, estaría ansioso por revertir parte de su historia reciente en los playoffs. En 2015 las Parrots perdieron contra la secundaria Port of Los Angeles en entradas extras en la primera ronda. En 2016, fue una derrota ante la secundaria Carson en la primera ronda. Y el año pasado, otra derrota en entradas extra contra Port of Los Angeles, esta vez en los cuartos de final.

“Este año no ha sido acerca de ir a jugar en los playoffs, se trata de ganar esos juegos”, dijo Peralta. “Las chicas jugaron mucho durante el verano, el otoño y el invierno. Ellas hicieron el compromiso. Les digo que estoy aquí para el viaje, pero una vez que llegas al campo es lo mucho que lo quieres.

“Esto puede ser acerca de su madurez. Pero ha habido algo especial en esto”.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *