A. Garcia / el Sol

“Protesta del Día de los Presidentes de por la Emergencia Nacional Falsa”

En medio de nevadas, bajo la lluvia, en climas fríos y ventosos, la gente de todo el país se reunió el lunes 18 de Febrero – Día de los Presidentes – para unirse a manifestaciones contra el Presidente de los Estados Unidos.

En una muestra de solidaridad organizada por el grupo liberal MoveOn.org, en docenas, cientos y miles, la gente se unió para calificar como “noticias falsas” la declaración de emergencia fronteriza de Donald Trump.

Los Ángeles no fue la excepción. Alrededor de 300 personas se presentaron a la “Protesta del Día de los Presidentes de por la Emergencia Nacional Falsa” que comenzó al mediodía en la escalinata del Ayuntamiento de Los Ángeles.

“Decir que la frontera sur es un área donde la gente va a entrar que va a destruir este país es un sueño, es un capricho. Este hombre está enfermo”, dijo Pancho Duarte, que asistió a la manifestación.

“Si quiere su muro, debe pagar por ello. Nosotros vamos a pagar para removerlo”, dijo Donald Kronos, otro de los manifestantes.

“Sabemos lo que significa esta falsa emergencia nacional, significa que está eludiendo la Constitución para apoderarse de dinero”, dijo Jennipha-Lauren Nielsen, una de los organizadores de la protesta ante la multitud, que a veces hacía canticos de  “Emergency, Racist Wall, We’re here to Stop it All” (Emergencia, pared racista, estamos aquí para detenerlo todo).

El viernes 15 de Febrero, el presidente anunció que declaraba una emergencia nacional en un esfuerzo por asegurar la financiación de su plan para construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México.

Esto se produjo después de que el Congreso se negó a aprobar la cantidad de fondos fronterizos que Trump estaba pidiendo en el nuevo presupuesto federal.

En lugar de forzar otro cierre del gobierno, como el cierre récord de 35 días en Diciembre y Enero, Trump firmó el acuerdo presupuestario el viernes y, al mismo tiempo, declaró la emergencia nacional, lo que le permitiría desviar 6 mil millones de dólares ya asignados por el Congreso al Pentágono y otros departamentos para destinarlos a su muy promocionado muro. Esto añadirá a los 1.35 mil millones aprobados para la seguridad fronteriza en el acuerdo presupuestario. 

Esta decisión es muy criticada por las Congresistas Nanette Barragan (D-San Pedro) y Maxine Waters (D-Los Angeles), quienes hablaron durante la manifestación del lunes.

“Estamos protestando contra el Presidente y lo que está tratando de hacer. Está diciendo mentiras, que hay una crisis en la frontera, que hay una emergencia, no hay emergencia. En el Congreso, vamos a detener lo que está haciendo”, dijo Barragán.

“Esta es una emergencia falsa. ¿Cuál es la verdadera emergencia en este país? La violencia armada, la falta de vivienda. Injusticias sociales. Vamos a detener al Presidente que está tratando de destruir nuestra democracia”, agregó Barragán.

Waters, que ha sido una espina crítica de Trump desde que asumió el poder, fue igualmente enfática sobre el anuncio del Presidente.

“Este Presidente, que se supone que es tan patriótico, dijo voy a crear una emergencia y estoy sacando dinero de los militares, tomándolo de DOD (Departamento de Defensa), tomar dinero que se utilizaría para lidiar con las drogas”, dijo Waters.  

“Voy a declarar esta ‘llamada emergencia’ y voy a construir la pared. Nosotros somos los que se supone que debemos estar a cargo de decidir hacia dónde va el dinero, votamos sobre eso. 

“Y este Presidente no se preocupa por la Constitución, él no la entiende. Y él está tratando de ser un dictador y tomar el lugar para decidir donde el dinero va, cómo se gasta”, señaló Waters.

La Congresista fue interrumpida en momentos por Sevag Demirjian, un partidario de Trump que, usando una gorra roja de “Make America Great Again” y cargando una bandera estadounidense, intentó interrumpir a Waters mientras hablaba, parándose justo frente de ella y de la multitud.

“Todo Presidente intentó construir el muro, y él (Trump) lo hizo”, dijo Demirjian.

En un momento se puso demasiado cerca de Waters y la Policía lo escoltó afuera del mitin. 

Otros activistas que crearon un poco de caos en el evento fueron un puñado de miembros del “partido comunista revolucionaria” que en realidad se presentaron para protestar contra el partido demócrata, llamándolos culpables de “crímenes de guerra”. Pero la interrupción no duro mucho tiempo.

La declaración de emergencia de Trump también fue denominada como “noticias falsas” por Angélica Salas, Directora Ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA).

“La verdadera crisis aquí es la locura de las políticas de inmigración de Trump que arrancan a los niños pequeños de los brazos de sus padres, encarcelan a niños y niñas en campamentos del desierto, y atacan a solicitantes de asilo con gas lacrimógeno. Bajo Trump, un sistema que ya estaba roto se ha convertido en Kafkaesco y gratuitamente cruel.

“El Presidente Trump está sobrepasándose de nuevo con esta última jugada, y depende del Congreso afirmar su poder del monedero y reclamar su papel para imponer chequeos y dar equilibrio contra un tirano”, dijo salas, quien llamó al anuncio un “truco político”.