Grant y Van Nuys inaugurarán la temporada de football 2015 de Los Angeles City Section hoy jueves 27 de agosto a las 7 p.m., en cuanto a los equipos del Valle. Más partidos tendrán lugar el viernes 28 de Agosto. Y durante las próximas 11 semanas serán de éxtasis y angustia, así como felicidad y resignación. Luego vienen los playoffs.

Así como con cualquier temporada, hay interrogantes en el aire. Todas las divisiones que juegan partidos de 11 contra 11 han sido asignados a divisiones distintas. Y parece — por ahora — que la mejor división para que un equipo del Valle gane un título de la Ciudad es la División III. Y la División más competitiva para los equipos del Valle es la División II.

La División con más preguntas para los equipos del Valle es la División I.

Así que empecemos

La División Más Difícil

De los 20 equipos del Valle que juegan football en la City Section, seis son parte de la División I. Birmingham, en 2007, fue el último equipo de esta zona en ganar un título. Desde entonces el campeonato de la División ha sido acaparado por Narbonne de Harbor City, el campeón defensor que también ganó títulos en la temporada 2012, 2011 y quedó empatado por el título con San Pedro en 2008; y Crenshaw de Los Angeles, campeones en 2013, 2010 y 2009.

Arleta, El Camino Real, San Fernando, Sylmar y Taft se unen a Birmingham como los otros equipos del Valle en ser parte de esta División. Todos comparten circunstancias similares: tener un calendario suficientemente competitivo para tener una buena posición (al menos un partido en casas en los playoffs), y poder luchar al tú por tú con tremendos programas deportivos que han sido parte de esas escuelas en los últimos años.

“La mayoría de las escuelas de la División I como Narbonne, Crenshaw, Carson, ellos ya compiten entre sí porque son [el tipo] de equipos que ven cada año”, dijo Robert García, entrenador de San Fernando. “Del lado del Valle de San Fernando, ahora estamos nosotros, Sylmar, Birmingham, Taft, Arleta, El Camino Real…no hay muchos”.

Otro tema son las ligas en las que juegan estos equipos. Arleta (East Valley) y San Fernando y Sylmar (Valley Mission) tienen equipos de la División II y III que son parte de esas ligas. Eso tiende a reducir el valor de los campeonatos de esas ligas ante los ojos del comité de selección de los playoffs y el acomodo computacional. Aún si Arleta, San Fernando o Sylmar quedan invictos en sus partidos de liga, eso no les garantiza tener el partido de apertura de los playoffs en casa.

Lo que al final debe cambiar es el desempeño en los playoffs. Los equipos del Valle deben ganar en contra de los equipos de la División I “del otro lado de la colina” para ganar respeto.

“Tenemos que hacer un mejor trabajo manteniéndonos al mismo nivel que ellos. No estoy culpando a nadie más”, dijo Bill Coan, entrenador de Arleta. “Es lo que debemos hacer”.

Nadie cree que alguna de las seis escuelas aquí esquiven la probabilidad de enfrentarse a Narbonne, Crenshaw o cualquiera de los otros equipos de la División I de la City en Diciembre en el Coliseo. Lo que deben probar es que pueden mantener el ritmo con estas escuelas dentro de la cancha.

División Competitiva

La División II tendrá un nuevo campeón. Ambos finalistas del año pasado — Sylmar y el eventual ganador Hamilton de Los Angeles — se han movido a la División I.

Hay siete equipos del Valle en esta división: Canoga Park, Chatsworth, Cleveland, Granada Hills, Grant, Poly and Verdugo Hills.

Canoga Park y Chatsworth quizá sean los equipos en los que enfocarse.

Los Hunters ya no están en la División I, pero tienen un calendario fuera de liga que es muy parecido a este, con partidos en contra de Taft, Birmingham y Palisades y encuentros de liga frente a San Fernando y Sylmar. Si Canoga Park puede sobrevivir y llegar a los playoffs, los Hunters se habrán probado contra los grandes.

Tiger Goslin, un estudiante del grado 11 abrió los ojos de muchos el año pasado cuando tomó el puesto de mariscal de campo para Chatsworth. Los Chancellors también tienen a dos jugadores sobresalientes que regresan, como son los running backs Javin Mitra y Tawan Funches; si logran balancear la nómina con un buen ataque aéreo, los Chancellors podrían dar mucho de que hablar.

Los contendientes saldrían de las otras cinco escuelas del Valle — en particular Cleveland, que pareció dar buenos resultados al final de la temporada pasada — pero los fanáticos tendrán una mejor idea de cómo juegan estos equipos a medida que progrese la temporada.

La mayor competencia fuera del Valle, históricamente, ha venido de escuelas de Los Angeles como son Fairfax, University, Jefferson y Westchester. Pero hay dos nuevos planteles que cambian las cosas — Los Angeles High, que ganó el campeonato de la División III en 2014 y View Park de Los Angeles.

La División Impredecible

La División III cuenta con el mayor número de equipos de la Ciudad, con 25. También tiene la mayor colección de equipos de Valle.

Estas escuelas incluyen Chavez, Kennedy, Monroe, North Hollywood, Panorama, Reseda y Van Nuys.

Reseda estuvo gustosa de abandonar la División I después de estar ahí desde el 2011. Esa también fue la última temporada ganadora de los Regents; tener que enfrentarse a programas mucho más grandes y físicos tuvo sus consecuencias. Pero ahora Reseda, en las palabras de su entrenador Alonso Arreola, puede jugar contra equipos que “se parecen a nosotros”. Será interesante dónde están los Regents en Noviembre.

Kennedy estuvo en la División hasta 2012. Pasó los últimos dos años en la División II. La División II quizá parezca otro descenso, pero también podría ser una bendición. El entrenador Terrance Johnson, quien tomó control del programa el año pasado, debió haber tenido tiempo para reconstruir la confianza y la habilidad de los jugadores sin tener la presión de tratar de enfrentarme a mejores equipos — al menos este año.

Lo que también está por verse: ¿Será que el resurgimiento que disfrutó Monroe, alcanzando el partido de campeonato de la División III, continúe este año? ¿O los Vikings empezarán otro plan de reconstrucción de 2-3 años?

Esas son algunas de las interrogantes que seguramente tendrán respuesta a medida que avance la temporada 2015 de football.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *